Publicado el 05 de jul de 2013 10:14 am |

  comentarios

Foto: .- La integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Victoria Sandino (c) lee una declaración antes de una sesión de diálogo con representantes del Gobierno de Colombia hoy, viernes 5 de julio del 2013, en el Palacio de Convenciones de La Habana (Cuba). Las FARC propusieron hoy en La Habana la celebración en Colombia de un “amplio debate nacional” sobre la “necesaria” reconversión del ejército y la policía en una fuerza para la construcción de la paz y la reconciliación, en caso de alcanzarse un acuerdo definitivo sobre el fin de conflicto. EFE/Ernesto Mastrascusa

La Habana, 5 jul (EFE).- Las Farc propusieron hoy en La Habana la celebración en Colombia de un “amplio debate nacional” sobre la “necesaria” reconversión del ejército y la policía en una fuerza para la construcción de la paz y la reconciliación, en caso de alcanzarse un acuerdo definitivo sobre el fin de conflicto.

Este planteamiento figura entre la batería de propuestas que desgrana estos días la guerrilla colombiana de cara al debate sobre el tema de la participación política, el segundo punto de la agenda de los diálogos de paz que desarrollan en Cuba las Farc y el Ejecutivo de Juan Manuel Santos.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) consideran que el actual diseño de seguridad y defensa en el país suramericano responde a las doctrinas de “seguridad nacional y la guerra constrainsurgente, propias de los tiempos de la Guerra Fría”, según un comunicado leído hoy por la guerrilla en el Palacio de Convenciones de La Habana.

Para adecuar las Fuerzas Armadas colombianas a una eventual situación de paz, la guerrilla insta a la celebración de ese debate nacional que incluiría “la reasignación de recursos de presupuesto en proporción equivalente a la reducción gradual y programada del gasto militar hasta alcanzar los niveles promedio de nuestra América”.

Otra de las propuestas de las Farc divulgadas hoy es el rediseño de los mecanismos de participación ciudadana y la supresión de potestades del poder ejecutivo que, según la guerrilla, restringen estos procedimientos.

La insurgencia plantea, por ejemplo, que la consulta para convocar una Asamblea Constituyente en Colombia no se supedite a la expedición de una ley por parte del Congreso.

El Gobierno colombiano y las Farc abrieron el pasado 1 de julio en La Habana el undécimo ciclo de sus conversaciones de paz, centradas ya en el segundo punto de la agenda pactada para estos diálogos que quedaron instalados en la capital cubana en noviembre de 2012.