Publicado el 08 de jul de 2013 12:52 am |

  comentarios

Foto: Andrés Cristaldo / EFE

(Caracas, 8 de julio. Noticias24) - Horacio Cartes, jefe de Estado recién electo de Paraguay, aseguró que sería “una dificultad enorme” para su país el hecho de que Venezuela se haga cargo de la presidencia pro–tempore de Mercosur el próximo 12 de julio en Montevideo, Uruguay, porque La asunción no votó el ingreso de Caracas al grupo.

No tenemos nada contra Venezuela. Hay que recordar acá, que después del 22 de junio del año pasado (cuando fue destituido Lugo), el Congreso votó por el no ingreso de Venezuela. Nosotros nos comprometemos a buscar que se revise esa parte legislativa, que es la parte legal…, pero está también esa parte que queremos que se respete nuestra institucionalidad”, declaró en una entrevista al diario argentino El Clarín.

Lea la nota completa:

El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, pide un único gesto de Argentina, Brasil y Uruguay para que su gobierno, que asumirá el 15 de agosto, retorne al Mercosur: que se le entregue el próximo 12 de julio la presidencia pro–tempore de este semestre. “Requiere de un solo requisito, que se respete la dignidad del Paraguay, del estado de derecho y del propio Mercosur”, afirmó el jefe de Estado electo en una entrevista exclusiva en Asunción con Clarín.

Si asume Venezuela, como se anuncia, “de nada servirá todo lo conversado”, sostuvo el mandatario.

Cartes considera que Caracas no puede hacerse cargo de la próxima presidencia del bloque regional luego de que Paraguay no estuviera presente en el cuarteto para votar el ingreso de Caracas al grupo. Paraguay fue sancionado en el Mercosur cuando el presidente Fernando Lugo fue destituido el 22 de junio de 2012 en un polémico proceso en el Parlamento, en donde los partidos dominantes impusieron su mayoría y le impidieron una defensa ajustada a derecho.

Cartes, un rico empresario tabacalero, se declaró agradecido a la Argentina por acoger a miles de sus compatriotas que migraron por razones de trabajo. Y, tras recordar que la presidente Cristina Kirchner fue la primera en llamarlo por su triunfo electoral el 21 de abril último, dijo que con la Argentina le gustaría arreglar las diferencias por Yaciretá.

En un momento del diálogo, Cartes remarcó que –aunque lo inviten para la cumbre del 12 de julio en Montevideo– no asistirá. “Paraguay está sancionado en el Mercosur. Ir a una cumbre antes sería crear más turbulencia y más polvareda de la que ya se creó”.

-¿Pero Paraguay vuelve al Mercosur?¿En qué condiciones?

- Ya he dicho varias veces. No hay secretos. Particularmente soy muy agradecido a la Argentina. Mucha gente que habla desconoce que tenemos un millón y medio de compatriotas que viven y trabajan en la Argentina, por no encontrar sustento en el Paraguay…

-Y con respecto al Mercosur…

-Nosotros nunca usamos tonos bruscos como a veces mencionan por ahí. Prometí en campaña y me mantengo en lo mismo, en hacer todo el esfuerzo para la vuelta del Paraguay al Mercosur, y eso requiere de un solo requisito: que se respete la dignidad del Paraguay, del estado de derecho y del propio Mercosur…

-¿Qué significa respetar la dignidad del Paraguay? ¿Qué pide?

-No pedimos nada fuera de lugar, apenas gestos de buena predisposición…

-Usted dijo que quiere la presidencia pro-tempore del Mercosur…

-No es querer por querer. Lo que nosotros creemos es que se dificulta enormemente si Venezuela asume esa presidencia.

-Sin que Paraguay haya aprobado su ingreso al bloque…

- Claro. Entonces, eso no está en nuestras manos. Nosotros hicimos un gesto de buena predisposición. He conversado personalmente con los encargados de las embajadas de Brasil, de Argentina de Uruguay. Hay que recordar que ellos no tienen embajadores en Asunción desde hace un año. Nos acercamos a la presidencia pro tempore en manos de Uruguay, intercambiamos ideas. Pusimos como una opción la postergación de esa reunión que estaba programada para el 28 de junio. Vi que la pasaron para el 12 de julio (en Montevideo). Allí van a decidir la reincorporación del Paraguay en forma plena. Y como un gesto pedimos la presidencia pro tempore. Si hubiera alguna alternativa distinta que no se nos haya ocurrido, también estamos dispuestos a escuchar propuestas. Pero el pedido que no podemos soslayar es que nosotros queremos que al Paraguay se le respete su institucionalidad.

-¿Y Venezuela?

- No tenemos nada contra Venezuela. Hay que recordar acá, que después del 22 de junio del año pasado (cuando fue destituido Lugo), el Congreso votó por el no ingreso de Venezuela. Nosotros nos comprometemos a buscar que se revise esa parte legislativa, que es la parte legal…, pero está también esa parte que queremos que se respete nuestra institucionalidad.

-¿Sus enviados contactaron con los gobiernos de Argentina, de Brasil, de Uruguay?

- No, la verdad es que de común acuerdo las conversaciones se centraron con Uruguay, que tiene ahora la presidencia pro–tempore. Sabemos que lo que venimos hablando se retransmite a Argentina y Brasil. Hoy podemos decir que estamos esperando saber qué nos responden.

-Concretamente, ¿usted pide que en la cumbre del 12 de julio se reincorpore oficialmente a Paraguay y que se le dé la presidencia pro tempore?

- En forma plena, y que no asuma Venezuela esa presidencia porque, de ser así, de nada servirá todo lo conversado y toda la predisposición que tuvimos…

-Usted también plantea un cuarto intermedio entre el 12 de julio hasta que asuma el 15 de agosto…

-Así es. Conversar. Lo que nunca podemos perder es el diálogo.

-¿Existe predisposición en los presidentes del Mercosur? ¿Hay mucha, poca, no la hay, no les interesa? ¿Cómo lo ve?

- Desde el momento en que hay movimiento, viajes, encuentros, gente que viene y que va, el interés de los encargados de negocios que llaman por aclarar cosas, por cosas que les atribuyeron que dijeron y que ellos dicen que no dijeron… Eso quiere decir que hay un clima que predispone. Yo no tengo duda de que lo mejor para todos es que el bloque esté restablecido, que el bloque esté unido y lo que acá estamos buscando es solamente el procedimiento.

-¿Es cierto que usted se reunió con el canciller Timmerman durante su escala en Buenos Aires cuando regresó de su gira por Europa?

- No es cierto. Ni tengo su teléfono ni lo conozco al señor Timmerman.

- Con la Argentina, si esto se restablece, ¿cuáles son sus prioridades?

-Nadie puede desconocer que el Paraguay respira por su río, el que nos lleva al Río de la Plata. El 80% del intercambio, de la importación y exportación, se hace por el río que compartimos. A nosotros nos sobran razones para esforzarnos en tener buenas relaciones con la Argentina.

- ¿Estar fuera del Mercosur afectó al Paraguay, afectará en el futuro si Paraguay no integra más el bloque regional?

- Hay que entender que la sanción fue política, no fue económica. La situación no ha variado hasta ahora. Es bueno mirar un poco el grado de nuestras exportaciones al Mercosur. Es un porcentaje muy importante. De nuestra población económicamente activa de 3.500.000 personas, el 29% tiene una relación directa con el Mercosur, así que ése es otro sobrado motivo para concluir que lo mínimo que podemos hacer desde el gobierno es el esfuerzo por restablecer las relaciones.

-¿Y con la Argentina, se ha producido algún cambio?

- Mire, el gas que usamos en nuestras casas viene de Argentina. El cambio de la moneda a veces favorece a los argentinos y otras, a los paraguayos pero la relación bilateral se ha mantenido inalterable.

-¿Se puede decir que la ruptura fue una declamación nada más?

- La sanción fue política. Ellos no han aceptado al gobierno de Federico Franco. Lo han dicho con todas las letras. Cuando se confirmó el triunfo de mi partido en las elecciones del 21 de abril, la primera llamada que recibí fue de la presidenta Cristina Fernández.

-¿De qué hablaron?

- Me felicitó y me alentó. Entendí que iba a estar el 15 de agosto en Asunción. Recibí después algún otro mensaje, siempre de aliento y de predisposición.

-¿Cuáles son sus prioridades con la Argentina?

- Con las relaciones restablecidas me encantaría arreglar el tema Yacyretá, ponerle las tres turbinas, maquinar Aña Cuá, construir Corpus. El tiempo pasa, como dice la canción. El agua pasa y no lo aprovechamos. Es agua de turista. Pasa y no genera nada. Creo que si tenemos la virtud de entendernos y de poner a nuestros países como prioridad podríamos estar sacando muchas más ventajas para beneficiar a nuestros pueblos. A eso vamos a llegar con mucho diálogo y buenas relaciones.

Con información de El Clarín