Publicado el 08 de jul de 2013 7:17 am |

  comentarios

Foto: AFP

(Bogotá, 7 de julio. EFE).- Bolivia, Nicaragua y Venezuela esperan que Edward Snowden responda a sus ofertas de refugio, para irritación de EE UU, en una semana en que la OEA debatirá el trato dado por países europeos al presidente boliviano, Evo Morales, y Rusia busca sacarse de encima cuanto antes al fugitivo extécnico de la CIA.

Morales y sus homólogos de Nicaragua, Daniel Ortega, y Venezuela, Nicolás Maduro, ofrecieron por separado acoger a Snowden, buscado por EE UU bajo cargos de espionaje y quien hoy cumple dos semanas en la zona de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo.

“Estamos esperando el lunes para saber si, en primer lugar, él (Snowden) ratifica su disposición de asilarse en Venezuela”

“Estamos esperando el lunes para saber si, en primer lugar, él (Snowden) ratifica su disposición de asilarse en Venezuela. En segundo lugar, tendremos que entrar en contacto con el Gobierno de la Federación Rusa (…)”, dijo el sábado el canciller venezolano, Elías Jaua.

Las ofertas se produjeron al cabo de una semana en que, según Bolivia, los Gobiernos de España, Francia, Italia y Portugal impidieron, por presión de EE.UU., el sobrevuelo y aterrizaje del avión de Morales, quien retornaba a su país desde Rusia, ante la sospecha infundada de que el extécnico de la CIA estuviera a bordo.

El trato dado al líder boliviano en Europa desató un sentimiento de indignación en América Latina, donde diversos Gobiernos rechazaron el hecho y reclamaron explicaciones, inclusive a EE.UU., mientras Colombia llamó a evitar una crisis diplomática con el Viejo Continente.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que también forman parte Canadá y Estados Unidos, se reunirá este martes en una sesión extraordinaria en Washington para considerar el incidente ocurrido con el avión del presidente de Bolivia.

Morales dijo el sábado que “en protesta” por el trato recibido estaba dispuesto a acoger a Snowden en Bolivia, a pesar de que el Gobierno estadounidense ha advertido de las consecuencias negativas de dar ese paso.

“La eventual acogida a Snowden en cualquier país de América Latina plantearía un problema político con Estados Unidos”

“No tenemos miedo”, enfatizó el jefe de Estado boliviano, que, al igual que sus homólogos de Ecuador, Rafael Correa, Maduro y Ortega, ha alzado la voz en diversas ocasiones para denunciar lo que denomina “atropellos y prepotencia imperial” de la potencia del norte.

El Gobierno de Correa ya acoge en la embajada ecuatoriana en Londres al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, también reclamando por Estados Unidos bajo cargos de difundir información clasificada.

“La eventual acogida a Snowden en cualquier país de América Latina plantearía un problema político con Estados Unidos, si bien jurídicamente los Estados tienen todo el derecho de conceder o negar un asilo”, dijo hoy a Efe el analista colombiano Enrique Serrano.

“Acoger a una persona acusada de revelar datos reservados de inteligencia crearía, además, un precedente incómodo y complicado, inclusive para los países que le concedan asilo”, enfatizó Serrano, profesor de Relaciones Internacionales de la privada universidad del Rosario de Bogotá.

“La eventual acogida a Snowden en algún país latinoamericano representaría un asunto de relaciones de poder”

El analista Alejo Vargas, profesor de Ciencias Políticas de la estatal Universidad Nacional de Colombia, señaló, por su parte, que el eventual traslado del extécnico de la CIA desde Moscú representaría un problema logístico, tras lo ocurrido con el presidente Morales en Europa.

“En todo caso, el señor Snowden es sujeto de refugio y puede ser acogido por algún país”, declaró Vargas a Efe, tras indicar que Estados Unidos “utiliza como quiere la figura del asilo”.

Según el analista, tal conducta estadounidense se ilustra con el caso del anticastrista y antiguo agente de la CIA Luis Posada Carriles”, reclamado por Cuba y Venezuela bajo la acusación de cometer actos de terrorismo.

Posada Carriles, de 85 años y cubano nacionalizado venezolano, está en Miami (EE.UU.) desde abril de 2011 tras ser absuelto de once cargos de perjurio, fraude y obstrucción de procedimiento por mentir en su solicitud de asilo político y ciudadanía estadounidense, tras un juicio en Texas.

“La eventual acogida a Snowden en algún país latinoamericano representaría un asunto de relaciones de poder, después de que potencias como China y Rusia prefirieran no actuar como protagonistas en este caso o desligarse de él lo más pronto posible”, dijo Vargas.