Publicado el 28 de jul de 2013 9:13 am |

  comentarios

Foto: AFP

(Caracas, 28 de julio. Noticias24) – El papa Francisco anunció hoy que Cracovia, en Polonia, será la sede de la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebrará en el año 2016.

El anuncio lo hizo al término de la XXVIII JMJ, celebrada en Río de Janeiro y que ha reunido en la ciudad brasileña a cerca de tres millones de jóvenes de 190 países.

“Queridos jóvenes, tenemos una cita en la próxima Jornada Mundial de la Juventud en 2016, en Cracovia, Polonia. Pidamos, por la intercesión materna de María, la luz del Espíritu Santo para el camino que nos llevará a esta nueva etapa de gozosa celebración de a fe y el amor de Cristo”, afirmó el papa.

Nada más anunciar la ciudad, numeros jóvenes procedentes de Polonia, vestidos con camisetas roja y blancas -los colores de la bandera nacional- y otros con trajes típicos del país rompieron en aplausos y comenzaron a bailar.

Cracovia es la ciudad de la que el beato papa Juan Pablo II fue arzobispo desde 1962 y cardenal desde 1967 hasta el 16 de octubre de 1987, cuando fue elegido pontífice tras la muerte de Juan Pablo I.

Asimismo, instó a los jóvenes peregrinos católicos a salir sin miedo a evangelizar, en una misa celebrada este domingo fresco y soleado en la célebre playa de Copacabana, a la que asistieron tres millones de personas, según los organizadores.

“El Evangelio no es para algunos sino para todos. No es sólo para los que nos parecen más cercanos, más receptivos, más acogedores. Es para todos. No tengan miedo de ir y llevar a Cristo a cualquier ambiente, hasta las periferias existenciales, también a quien parece más lejano, más indiferente”, dijo el primer papa latinoamericano de la historia, en portugués y en español.

Que los voluntarios sean revolucionarios

El papa Francisco agradeció hoy a los cerca de 60.000 voluntarios que ayudaron a organizar la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud, clausurada hoy en Río de Janeiro, y les pidió que sean “revolucionarios” y que rechacen la cultura de lo provisional que impide que las personas se comprometan para siempre.

En un discurso de agradecimiento que pronunció ante parte de los voluntarios en el centro de convenciones Riocentro, el pontífice afirmó que, por seguir la cultura de lo provisional, algunas personas creen que el matrimonio o el sacerdocio están pasados de moda y que no vale la pena comprometerse para toda la vida.

“Yo, en cambio, les pido que sean revolucionarios, que vayan contracorriente; sí, en esto les pido que se rebelen contra esta cultura de lo provisional, que, en el fondo, cree que ustedes no son capaces de asumir responsabilidades, que no son capaces de amar verdaderamente”, afirmó Francisco, que ingresó al centro de convenciones en papamóvil y fue intensamente aplaudido por miles de voluntarios con sus características camisetas amarillas.

Según Francisco, los jóvenes que aún no tienen claro lo que harán con sus vidas pueden pedirle a Dios que los ayude a ver el camino.

El pontífice agradeció a los voluntarios por el trabajo y la dedicación para servir a los miles de peregrinos que participaron en la Jornada Mundial de la Juventud y por haber ayudado a convertir el evento en “una experiencia inolvidable de fe”.

“Éste es el servicio más bonito que podemos realizar como discípulos misioneros: preparar el camino para que todos puedan conocer, encontrar y amar al Señor”, afirmó.

La reunión con los voluntarios fue el último acto del papa en la visita de siete días que inició el pasado lunes a Brasil, que fue su primer viaje al exterior desde que fue entronizado.

A la misa de este domingo en Copacabana, concelebrada por 11.000 sacerdotes, 1.500 obispos y 60 cardenales, asistieron los presidentes de Brasil, Dilma Rouseff; Argentina, Cristina Fernández, y Bolivia, Evo Morales.