Publicado el 16 de ago de 2013 1:58 pm |

  comentarios

Foto: EFE

(Bangkok, 18 agosto. EFE) – El número de muertos a causa del hundimiento de un transbordados que chocó con un mercante en la zona central de Filipinas asciende a 40, según el último recuento de la Cruz Roja.

El Consejo Nacional de Reducción de Desastres precisó que al menos 171 personas continúan desaparecidas tras el siniestro ocurrido en la noche del viernes frente a las costas de la provincia de Cebú, según el diario “Manila Channel”.

El transbordador “MV Saint Thomas Aquinas” sólo tardó unos diez minutos en hundirse tras entrar en colisión con el carguero “MV Sulpicio Express” a casi un kilómetro de distancia de la localidad de Talisay.

En el “Thomas Aquinas”, de 40 años y con capacidad para más de 900 ocupantes, viajaban más de 800 personas, entre las que había al menos 700 pasajeros y 116 miembros de la tripulación.

El carguero, que se dirigía a la provincia de Davao, sufrió daños en el casco, aunque no se hundió y sus 36 tripulantes no resultaron heridos.

Al menos 171 personas continúan desaparecidas

Los pescadores fueron los primeros en acudir en auxilio de las víctimas, que apenas tuvieron tiempo para evacuar el barco, aunque fueron rescatadas al menos 629 personas, de las que 69 están ingresadas en hospitales principalmente por fracturas y traumatismos.

Los servicios de urgencia continúan con las tareas de rescate, que por la mañana tuvieron que suspenderse debido al mal estado del mar, aunque no hay muchas esperanzas de encontrar supervivientes.

Las autoridades investigan las causas del accidente, al tiempo que han ordenado de forma temporal la paralización de las flotas de las compañías del transbordador, la 2GO, y del mercante, Philippine Span Asia Carrier (antigua Sulpicio Lines).

El jefe de la Autoridad Industrial Marítima, Maximo Mejia, precisó que ambos barcos tenían la documentación en regla, por lo que cree que el siniestro no tuvo que ver con la falta de mantenimiento o fallos estructurales.

Apenas tuvieron tiempo para evacuar el barco

Uno de los pasajeros rescatados, Jerwin Agudong, relató a la emisora de radio dzBB que vio algunos cadáveres flotando junto al barco de pasajeros mientras se iba a pique.

“Parece que algunos no pudieron salir. Me dan pena los niños. Vimos cadáveres flotando en un lado y otros siendo rescatados”, explicó Agudong.

El pasajero aseguró que el “Thomas Aquina” estaba entrando en el puerto de la localidad de Talisay cuando el “MV Sulpicio Express”, que iba en la dirección contraria, chocó con el transbordador.

El subcomandante de la Guardia Costera, Luis Tuason, señaló que algunos de los desaparecidos pueden estar atrapados dentro del barco hundido a unos 30 metros de profundidad en aguas cercanas a Talisay, situada 570 kilómetros al sur de Manila.

“Puede que haya más cadáveres allí, pero hay cuerdas y nuestros buzos se pueden quedar atrapados”, dijo Tuason, según el diario “Inquirer”.

“El capitán consiguió ordenar la evacuación del barco y distribuyó chalecos salvavidas pero, debido a la velocidad con la que se hundió, hay muchas posibilidades de que haya personas atrapadas”, señaló Tuason.

El “St Thomas Aquinas”, que procedía de la ciudad de Surigao, en el sur del archipiélago, se dirigía a Cebú para realizar una escala antes de proseguir hacia Manila.

Decenas de personas mueren cada año en accidentes en el mar en Filipinas, la mayoría en naufragios causados por el mal tiempo, el incumplimiento de las normas de seguridad, el defectuoso mantenimiento de los equipos o la sobrecarga de las embarcaciones.

El accidente más grave de la historia de la navegación comercial, con 4.317 muertos, ocurrió el 20 de diciembre de 1987 al chocar el transbordador “Doña Paz” con un petrolero en el sur de Filipinas.

El “Doña Paz” navegaba sin radio y quebrantaba otras normas sobre equipos de navegación mínimos exigibles, además de ir sobrecargado, según determinó la investigación oficial del naufragio.