Publicado el 25 de ago de 2013 7:40 am |

  comentarios

Foto: STR / AFP/ Archivo

(El Cairo, 25 de agosto 2013. Agencias) – Un tribunal de El Cairo aplazó este domingo al 14 de septiembre el juicio al ex presidente egipcio Hosni Mubarak por “complicidad de asesinato” de manifestantes durante la rebelión popular de 2011 que lo depuso.

El “rais” caído en desgracia, actualmente detenido en un hospital militar de El Cairo, es pasible de pena de muerte. Mubarak compareció en esta sexta audiencia de apelación sentado en una camilla, tras las rejas de la celda reservada a los acusados, junto a otros nueve inculpados, incluyendo sus dos hijos.

Durante la sesión, el juez Mahmud al Rashidi ordenó la formación de tres comités técnicos para que analicen por separado los documentos relacionados con los distintos casos.

Los expertos revisarán los cargos sobre el uso de armas durante el alzamiento popular de 2011

De esta forma, los expertos revisarán los cargos sobre el uso de armas durante el alzamiento popular de 2011, el desvío de fondos públicos para construir y rehabilitar las mansiones particulares de Mubarak y la venta de gas a Israel a precios más bajos que los de mercado.

También fue aplazado, al 29 de octubre, el juicio de los jefes de los Hermanos Musulmanes, entre ellos el guía supremo, Mohamed Badie, por “incitación al asesinato” de manifestantes.

Los juicios tienen lugar en pleno caos político en Egipto, donde las nuevas autoridades, dirigidas de facto por el ejército, reprimen en un baño de sangre desde hace 10 días las manifestaciones organizadas por los Hermanos Musulmanes.

Unas mil personas fueron asesinadas, sobre todo islamistas, y los principales dirigentes de la cofradía fueron arrestados, además de 2.000 partidarios de Mursi. Un centenar de policías y soldados fallecieron también en los peores episodios de violencia conocidos en Egipto en su historia reciente.

Hosni Mubarak, de 85 años, fue condenado en junio de 2012 en primera instancia a cadena perpetua por “complicidad” en el asesinato de manifestantes durante la revuelta de 2011. El ex presidente apeló y la Corte de Casación ordenó un nuevo juicio.

Con información de EFE y AFP