Publicado el 28 de ago de 2013 7:10 am |

  comentarios

Video: YouTube

(Caracas, 28 de agosto. EFE) .- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ultimó los detalles de su discurso en conmemoración al histórico “I have a dream”, aunque ha advertido que el suyo “no será tan bueno” como el ofrecido por Martin Luther King 50 años atrás.

“Permítanme decir para que conste, que no va a ser tan bueno como el discurso de hace 50 años”, dijo Obama en una entrevista emitida ayer para el programa radiofónico Tom Joyner Show, en la que el mandatario agregó que todavía está trabajando en el texto.

“Todo lo que puedo hacer en una ocasión como esta, es celebrar los logros de todas aquellas personas que se apoyaron en sus hombros y luego recordarle a la gente que aún hay trabajo por hacer, no sólo honrar su discurso”, insistió el presidente.

El primer presidente de color no quiso comparar su discurso de este miércoles con el de Martin Luther King, el cual, dijo, “se apoderó de las esperanzas y los sueños de toda una generación”.

Obama tiene previsto hablar desde las escalinatas del monumento a Abraham Lincoln, junto a los expresidentes Jimmy Carter y Bill Clinton.

“Sólo quiero que pase pronto. Porque cuando se habla del discurso del Dr. King en la marcha sobre Washington, se está hablando de uno de los quizás cinco grandes discursos de la historia de Estados Unidos“, aseguró el mandatario.

“I have a dream” (“Tengo un sueño”), la histórica declaración que King pronunció en dicha movilización en agosto de 1963, fue el empujón que hacía falta para materializar un cambio demandado durante meses en el país en materia de derechos civiles.

Obama se colocará este miércoles en el mismo lugar donde King pronunció aquellas palabras, en las escalinatas del monumento a Abraham Lincoln, para dar un discurso de homenaje que también será todo un desafío, incluso para un mandatario al que muchos consideran heredero de la oratoria y el ímpetu del icono de la lucha racial.

Junto a él también subirán al atril los expresidentes estadounidenses Jimmy Carter y Bill Clinton.

John Lewis, el único orador vivo de la “Marcha en Washington” de 1963, consideró en una entrevista con EFE que el hecho de que Estados Unidos tenga su primer presidente negro, no implica que la lucha por la igualdad haya finalizado.

“La lucha por los derechos civiles va mucho más allá de tener a una persona negra como presidente. No podemos estar satisfechos con eso”, subrayó.

Consciente de ello, el mandatario ha evitado siempre sacar a relucir su histórica condición de primer presidente negro, y ya en su discurso de toma de posesión en 2009 advirtió que no gobernaría para la población negra, sino “para todos los estadounidenses”.

Al recibir el premio Nobel de la Paz en 2009, Obama también se inspiró para su discurso de aceptación en la vida de King, quien logró ese galardón en 1964

Obama, que inauguró en 2011 el monumento en memoria de King en Washington, es uno de sus más fervientes admiradores, tiene un busto suyo en el Despacho Oval y suele citarle con frecuencia en sus discursos.

Muestra de ello son sus dos tomas de posesión como presidente, la primera en enero de 2009, cuando instituyó jornadas de voluntariado social en memoria del líder asesinado; y la más reciente en enero de este año, al jurar su cargo sobre una Biblia que pertenecía al activista.

Al recibir el premio Nobel de la Paz en 2009, Obama también se inspiró para su discurso de aceptación en la vida de King, quien logró ese galardón en 1964, y en los principios que defendió hasta su asesinato.

Las celebraciones por el 50 aniversario comenzaron desde el fin de semana, y es que fue el pasado sábado cuando decenas de miles de personas emularon la histórica marcha por las calles de la capital estadounidense.

Obama ha preferido esperar a la fecha exacta de la efeméride para honrar a su ídolo, y subirse al mismo escenario donde hace 50 años King formuló su sueño.

Foto: Archivo / Noticias24
Foto: Russellmoore