Publicado el 28 de ago de 2013 6:20 am |

  comentarios

Foto: AFP

(El Cairo, 28 agosto-EFE).- El equipo de las Naciones Unidas entró este miércoles en el área de Guta Oriental, cerca de Damasco, para investigar el supuesto ataque químico de hace una semana, tras haber retrasado su visita por motivos de seguridad, señalaron a Efe activistas de la zona.

Los expertos partieron hoy de un hotel de la capital Siria y se dirigieron a Zamalka, en Guta Oriental, para recabar muestras del ataque, que ha disparado la tensión en la región ante los temores a una posible intervención extranjera.

El activista Omar Hamza explicó que el equipo de expertos, que viaja en cuatro vehículos, entró en Guta Oriental desde la zona de Al Meleha para dirigirse hacia Zamalka y Ain Tarma, donde supuestamente ocurrieron los ataques químicos.

Está previsto que los expertos se entrevisten con médicos y víctimas, y que examinen cadáveres para obtener pruebas, señaló Hamza, que aseguró que el equipo entró en la zona bajo la protección del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS).

El equipo de la ONU, que estuvo el lunes pasado en la ciudad de de Al Muadamiya, tuvo que posponer hasta este miércoles su nueva visita a la periferia de la capital después de que ayer no pudiera hacerlo por desavenencias entre los grupos rebeldes sobre las garantías para protegerles, según el ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid al Mualem.

El Ministro retó ayer a la comunidad internacional a presentar “cualquier prueba” que demuestre el uso de armas químicas por el Ejército sirio, y dijo que una acción militar internacional contra su país sólo servirá a los intereses de Israel y de Al Qaeda.

Sin embargo, opositores sirios criticaron las declaraciones de Al Mualem y explicaron que el ELS estaba preparado ayer para proteger a los expertos, pero que el régimen comenzó a bombardear la zona, donde se libraron enfrentamientos.

Mientras, crece la presión para una posible intervención militar extranjera en respuesta al supuesto ataque químico, que según la oposición siria fue obra del régimen y causó más de mil muertos el pasado 21 de agosto.

Fuentes del Gobierno estadounidense indicaron ayer a la cadena CNN que un ataque limitado a Siria durará solo unos pocos días, se ejecutará con bombardeos de misiles guiados y vendrá en dos oleadas para que Estados Unidos y sus aliados puedan evaluar en un primer momento la efectividad de sus operaciones.

Las fuentes dijeron que el ataque se centrará en objetivos militares de las fuerzas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, como “castigo” por el uso de armas químicas a gran escala en barrios de las afueras de Damasco.