Publicado el 30 de ago de 2013 8:36 am |

  comentarios

Video: teleSUR 30 de agosto de 2013

(Bogotá, 30 de agosto. DPA) - El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó hoy la militarización de Bogotá para evitar actos de vandalismo y saqueos como los registrados el jueves en el marco de marchas para apoyar una huelga de un sector de los agricultores.

Las movilizaciones dejaron en la capital dos jóvenes muertos y 196 heridos, entre manifestantes y policías.

Los saqueos en zonas comerciales llevaron al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, a decretar el toque de queda en los distritos de Ciudad Bolívar, Bosa, Suba y Engativá. Una medida similar fue tomada por las autoridades de Soacha, un municipio contiguo a la capital.

Santos dijo en una alocución radiotelevisada que su gobierno no tolerará actos de violencia en medio de una protesta campesina que calificó de “válida” y afirmó que los alcaldes que decreten medidas como el toque de queda cuentan con su respaldo.

“Ayer hice un enfático llamado para que las marchas se realizaran sin violencia. Muchos lo hicieron, pero infortunadamente varias de estas manifestaciones fueron infiltradas por vándalos que solo quieren causar daño y destrucción”, dijo el mandatario.

“Estos actos nos indignan y nos duelen. No hay protesta por justa que sea que amerite la pérdida de una vida. No vamos a tolerar que los desmanes de unos desadaptados afecten la tranquilidad y mucho menos que esos actos queden impunes”, agregó.

El jefe de Estado indicó que durante un consejo de ministros que encabezó en la madrugada se decidió, además de la militarización de Bogotá, destinar a cerca de 50.000 efectivos del Ejército para que colaboren con la Policía Nacional en el despeje de las carreteras bloqueadas por los agricultores desde el pasado 19 de agosto.

Asimismo, señaló que “todos los aviones” de la Fuerza Aérea serán utilizados para llevar alimentos a las ciudades y evitar el desabastecimiento, que ya afecta a varias zonas por los bloqueos de carreteras.

El gobernante insistió en que está dispuesto a atender los reclamos de los agricultores, pero se quejó de que desde que empezaron las negociaciones, el martes pasado, varias veces se ha estado a punto de firmar acuerdos que a última hora se malogran cuando los campesinos hacen consultas telefónicas.

Santos acusó al movimiento izquierdista Marcha Patriótica de impedir dichos acuerdos, pues “le interesa promover su propia agenda política”.

Según el mandatario, algunos campesinos y comerciantes han denunciado amenazas con el objetivo de obligarlos a sumarse a los bloqueos de carreteras.

El gobernante insistió en que está dispuesto a atender los reclamos de los agricultores

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, ha afirmado con insistencia que esas presiones provienen de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), grupo guerrillero con el que el gobierno protagoniza un proceso de paz en Cuba.

En el consejo de ministros se decidió ofrecer recompensas de cinco y diez millones de pesos (2.500 y 5.000 dólares) por informaciones que permitan la captura de quienes participaron en saqueos y los que amenazan a los campesinos, respectivamente.

Al referirse a las negociaciones con los líderes de los agricultores, que se realizan en la ciudad de Tunja, Santos expresó que pidió a sus delegados que regresen hoy a Bogotá para que los campesinos en huelga analicen sus propuestas.

En la huelga participan unos 30.000 cultivadores de papa, cebolla y arroz, así como productores de leche. La protesta es respaldada por camioneros que exigen una rebaja del valor del combustible.

Una petición común de los agricultores consiste en que el gobierno actúe para reducir el precio de los insumos y controle las importaciones, que han aumentado en el marco de los tratados de libre comercio.

Santos les dijo que el gobierno impondrá controles de precios de los fertilizantes, que en algunos casos incluirá bajar a cero los aranceles de importación.

Además, les ofreció aplicar mecanismos para evitar la importación de algunos productos que están llegando al país “a precios irrisorios”.