Publicado el 31 de ago de 2013 9:29 am |

  comentarios

Foto: Reuters

(Nueva York, 31 agosto. dpa) – Novak Djokovic comenzó a finales de 2010 una dieta especial sin gluten para mejorar su rendimiento dentro de las pistas de tenis. Con seis Grand Slam en el bolsillo desde entonces no hay duda de que fue un buen paso. Pero toda dieta lleva tras de sí unas tentaciones prohibidas.

“Lo más difícil para mí fue el chocolate. Mi padre era también adicto y ya no lo es. También lo dejó. Solíamos tener muchísimos dulces en casa. Creo que a todo el mundo en este planeta le encantan los dulces”, dijo el goloso serbio en Nueva York después de ganar su partido de segunda ronda en el US Open.

Djokovic dejó de tomar alimentos con gluten a finales de 2010, justo antes de que comenzara su mejor temporada, 2011: diez títulos, entre ellos tres Grand Slam, 70 victorias por tan sólo seis derrotas y el número uno del ranking por primera vez en su carrera. Un año casi perfecto.

“Lo más difícil para mí fue el chocolate”

El serbio presentó recientemente el libro “Serve to Win” (“Servir para ganar”), en el que cuenta su relación con la comida y con el gluten, un componente de los cereales que no toleran los celíacos y que muchos deportistas apartan de sus platos para mejorar el rendimiento.

“Esta dieta en particular me cambió la vida de una manera positiva, y mi comportamiento dentro y fuera de la cancha”, dijo después de su primer partido en el Abierto de Estados Unidos. “Siempre fui de mente abierta acerca de la ciencia del deporte, la nutrición, la salud y el bienestar general”.

Otros, como el español Rafael Nadal, lo ven como algo pasajero: “Ahora parece que la dieta libre de gluten está de moda. Dentro de tres o cuatro años encontraremos otra cosa que estará bien también. Y entonces la dieta sin gluten no funcionará nunca más”.

Djokovic tiene 26 años, pesa 80 kilogramos, mide 1,88 metros y cada vez que entra en la pista lo hace con el tanque de energía rebosando. Y la comida que más le gusta, rica en hidratos de carbono, le ayuda a ello.

“Cambié a la pasta sin gluten hace unos años y sabe igual de bien e incluso mejor que la normal”

“Mi plato favorito es la pasta. Lo fue toda mi vida. Cambié a la pasta sin gluten hace unos años y sabe igual de bien e incluso mejor que la normal. Me encanta”, señaló el serbio.

“También tomo muchas verduras. La dieta sin gluten no es lo que la gente piensa que es. No es algo que no encuentres en cualquier lado. Tomo pescado normal con verduras o patatas, y eso es un plato sin gluten”, explicó.

Sin embargo, no todo plato sabroso tiene un equivalente igual de rico sin gluten.

“La pizza. También puedes comer una pizza sin gluten, pero la normal es mejor, tengo que admitirlo”, dijo entre carcajadas Djokovic.

Un periodista en la sala de prensa de Flushing Meadows le dijo que había probado a hacer su dieta por unos días. “¿Lo intentó? Pues no se le ve muy feliz”, respondió inmediatamente el número uno del ranking ante la risa general.

Djokovic aseguró que lo que más le costó fue dejar los dulces, en especial el chocolate, de después de las comidas.

“Los primeros meses sentía que necesitaba azúcar instantáneamente después de la comida, creo que ustedes saben a lo que me refiero. Ahora tomo té y trato de satisfacer mis necesidades. Pero no fue fácil”, recordó el viernes en Nueva York.

“Hay dulces que tienen un nivel de glucógeno bajo. Normalmente los más sanos son los dulces que tienen poco glucógeno, como la miel, los frutos secos o las frutas. Y los otros son el chocolate, los helados… ¡todo lo bueno que este mundo puede ofrecernos!”