Publicado el 22 de mar de 2013 1:01 pm |

  comentarios

Video: EFE/ 22 de marzo de 2013

(Santander, 22 de marzo. EFE).-Contemplar a dos metros a una osa amamantando a sus tres crías, tocar el lomo, las orejas y el cuerno de un rinoceronte de 2.000 kilos o ver cómo una elefanta es curada como si de una persona se tratara, son sensaciones que cualquier persona puede vivir en el Parque de Cabárceno (Cantabria).

“Visita salvaje” es el nombre de este parque de 750 hectáreas, en el que viven en semilibertad 121 especies, todas en peligro de extinción. Esta iniciativa busca acercar los animales salvajes a las personas y dar a conocer cómo día a día se les cuida.

El jefe de veterinarios de este recinto, Santiago Borragán, es también ahora guía de esta “Visita salvaje”, que ha hecho este viernes Efe y que permite sentir, en unas ocho horas, desde ternura, al ver a una osa dar de mamar a sus crías, hasta respeto por estar en un recinto con ochenta osos, de casi 300 kilos la mayoría -eso sí dentro de un vehículo Land Rover-.