Publicado el 28 de ago de 2013 12:01 am |

  comentarios

Foto: Reuters

(Washington, 28 agosto. AFP) – El morbillivirus cetáceo, un virus similar al sarampión que afecta a los seres humanos, ha causado probablemente la muerte de cientos de delfines nariz de botella en la costa este de Estados Unidos desde julio, dijeron el martes funcionarios estadounidenses.

Desde el 1 de julio se encontraron 333 delfines nariz de botella muertos en las costas de EE UU

Este virus afecta los pulmones y el cerebro, causando neumonía y comportamiento anormal, y a menudo es letal, señalaron expertos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por su sigla en inglés).

“Creemos que es una epidemia de morbillivirus”, dijo Teri Rowles, del Programa de Salud y Respuesta a Varamientos de Mamíferos Marinos de la NOAA, durante una conferencia de prensa telefónica.

“Hasta hoy, casi el 100% (32 de 33) de los delfines muertos analizados son sospechosos de estar infectados o se consideraron formalmente infectados con este patógeno”, dijo.

Desde el 1 de julio se encontraron 333 delfines nariz de botella muertos en las costas de los estados de Nueva York a Carolina del Norte, nueve veces más que el año pasado. El mayor número se registró en las playas de Virginia.

La mayoría de los delfines han sido encontrados ya muertos en las playas.

Se trata de la mayor mortalidad de estos delfines en la costa atlántica de Estados Unidos desde 1987-1988, cuando un morbillivirus mató 740 de estos cetáceos.

Pero este último brote, que probablemente se extienda hacia el sur y continúe hasta la primavera boreal de 2014, podría causar una mayor mortalidad que la 1987-1988, según Rowles. Este virus también causó una alta mortalidad de delfines en el Golfo de México en 1992 y 1994.

Virus de la misma familia del morbillivirus cetáceo provocan el sarampión en los seres humanos, el moquillo en los perros y los lobos y la peste bovina en el ganado, indicó la NOAA.

El virus generalmente se propaga “a través de la inhalación de partículas respiratorias o por contacto directo entre animales, incluyendo madres y crías”, agregó.

Falta de respuesta inmune

Aunque no está claro qué provocó el brote más reciente, los científicos creen que algunas criaturas marinas tienen inmunidad natural al morbillivirus, pero otras no. Cuando las dos poblaciones entran en contacto, se puede producir una muerte masiva en los animales más débiles.

“La principal hipótesis es que parte de los delfines de la costa este simplemente no tienen la respuesta inmune para luchar eficazmente contra este virus”, dijo Stephanie Venn-Watson de la Fundación Nacional de Mamíferos Marinos (NMMF), en la misma conferencia de prensa.

Hay cuatro poblaciones diferenciadas de estos delfines nariz de botella a lo largo de la costa atlántica de Estados Unidos, incluyendo unos 22.000 que viven en la zona costera y más de 80.000 en aguas profundas, dijo Lance Garrison de la NOAA, señalando la dificultad de determinar qué grupos son afectados.

“No hay evidencia de que este virus se puede transmitir a los seres humanos”, dijo.

Los expertos dicen que no hay manera de detener la propagación del virus en los delfines en estado natural.

Sin embargo, no es probable que la enfermedad se propague a los seres humanos.

“Todos los morbillivirus conocidos hasta la fecha infecta a un pequeño número de especies estrechamente relacionadas”, dijo Jerry Saliki, virólogo de la Universidad de Georgia (sureste).

No hay evidencia de que este virus se puede transmitir a los seres humanos”, dijo. “En muchas partes de África y Asia, los humanos han estado en contacto con diferentes morbillivirus en animales y nunca ha habido una indicación de transmisión”, agregó.

Un total de 488 delfines nariz de botella han aparecido varados en lo que va del año a lo largo de la costa este de Nueva York a Carolina del Norte, frente a 167 el año pasado, dijo la NOAA.