Publicado el 14 de abr de 2012 3:35 pm |

  comentarios

Foto: El Mundo

(Caracas, 14 de abril – Noticias24).- El safari de caza en el que el Rey Juan Carlos I sufrió una factura en la cadera podría haber costado, dependiendo del animal de la cacería, un mínimo de 10.000 euros y a partir de 30.000 si el objetivo era un elefante, uno de los ‘cinco grandes’.

A partir de dicha cantidad, los precios se pueden multiplicar según las condiciones del safari y el número de animales abatidos.

“Botsuana es un país caro por sus condiciones”, explica Fernando Martínez, experto en la organización de expediciones de caza a África. “Casi todo son concesiones del Gobierno, que es quien impone los precios. A dichas cantidades cada organizador le suma su margen por cada día de caza”, añadió.

Foto: El Mundo

Es decir, en un safari de caza se paga por varios conceptos. En primer lugar, por la organización de la cacería. Este concepto incluye traslados, alojamientos o guías y se inicia una vez en el país de origen.

En el caso de la agencia Arena Hunting Services, para la que trabaja Martínez, el precio de un safari de 14 días para la caza de un elefante alcanza los 18.100 euros. Si el objetivo fuese un búfalo el tiempo de safari se reduciría a siete días y el precio 9.050 euros.

El Gobierno no hace nada

Las tasas están establecidas por el Gobierno de Botsuana y, en 2011, en el caso del elefante, eran de 4.000 dólares por la licencia y entre 5.000 y 15.000 por animal abatido. El búfalo se quedaba en 1.000 y 3.000 respectivamente, el avestruz en 200 y 500 dólares y el Órix en 500 y 1.000 dólares.

Así, la caza de un elefante mediano en una agencia como Arena Hunting ascendería a 28.750 euros sin contar los gastos extra en que pudiese incurrir el viajero. Cantidad similar e incluso inferior a otras muchas agencias del sector.

Con información de El Mundo

Foto: El Mundo