Historia de los mundiales: la “mano de Dios” de Diego Armando Maradona

Foto: La Vanguardia / Referencial

(Caracas, 13 de marzo. Noticias24).- Durante el año de 1982 Inglaterra y Argentina se habían enfrentado en el ámbito geopolítico, en la llamada Guerra de las Malvinas, donde los ingleses terminaron adjudicándose ese territorio y los argentinos, quedaron sin nada.

Cuatro años más tarde, en 1986 durante la celebración de la Copa Mundial realizada en México el honor de los argentinos estaba en juego, así lo había hecho saber el técnico albiceleste, Carlos Bilardo antes de medirse al cuadro británico.

El 22 de junio de 1986, diego Armando Maradona vivió uno de los días más gloriosos de su carrera, pues con un calor asfixiante y bajo la atenta mirada de 115.000 hinchas en el Estadio Azteca de la Ciudad de México, el ‘Pelusa’ batió a la selección de Inglaterra (2-1) en cuartos de final del Mundial, primero con ayuda de la ya mítica ‘Mano de Dios’ y después con el ‘Gol del Siglo’, el mejor que se recuerda en un Mundial de fútbol.

Video: YouTube

Corría el minuto 51 cuando el ‘10’ albiceleste guiaba la pelota sorteando a la defensa inglesa. Al no encontrar espacios, se la cedió a su compañero, Jorge Valdano, que se hallaba a su derecha. El delantero madridista optó por devolvérsela para evitar así la presión del centrocampista Steve Hodge, quien tras un intento fallido de despejar el balón provocó que este saliera disparado hacia atrás, en donde se encontraba Maradona, listo para encarar al guardameta Peter Shilton.

El capitán de Argentina saltó junto al portero de Southampton, 20 centímetros más alto que él, y extendió su brazo izquierdo, impactando con su mano el esférico con toda la intencionalidad del mundo y enviándolo al fondo de la red inglesa.

El árbitro tunecino Ali Bennaceur dio el gol por bueno mientras sus compañeros lo celebraban enloquecidos y los británicos protestaban indignados.

Cuatro minutos más tarde y con los Pross todavía sin dar crédito a lo que acababa de ocurrir, el ‘Pelusa’ corrió con el esférico desde su propio campo y esquivó hasta a cinco futbolistas ingleses (Hoddle, Reid, Sansom, Butcher y Fenwick) para plantarse ante Shilton y anotar el 2-0, que posteriormente sería recordado como el ‘Gol del Siglo’ por ser uno de los goles más espectaculares de historia de los mundiales. Poco pudo hacer Inglaterra tras la exhibición del astro argentino salvo conformarse con el gol del honor de Gary Lineker en el descuento.

Este triunfo ante Inglaterra permitió a Argentina alcanzar las semifinales y poco después se proclamó campeona del mundo tras derrotar a Alemania por 3-2 en el mismo escenario. Fue el primer y único Mundial obtenido por el ‘Pelusa’, y desde aquel momento pasó a ser considerado como el mejor futbolista de todos los tiempos.

Al final del partido, el capitán de la albiceleste reconocería que había marcado “un poco con la cabeza y un poco con la Mano de Dios”.

Con información de La Vanguardia