Publicado el 29 de ago de 2013 4:42 pm |

  comentarios

Foto: Ana Vanessa Herrero / Archivo Noticias24

(Washington, 29 de agosto – AFP).- Los esfuerzos para enfrentar los problemas materiales básicos agotan las capacidades mentales de las personas pobres, lo que les deja poca energía cognitiva para dedicarse a su educación, señaló un estudio publicado el jueves en Estados Unidos.

Esta movilización de capacidades cerebrales para superar situaciones estresantes, como el hecho de saber si se tendrá el dinero suficiente para alimentar a la familia o pagar el próximo alquiler, puede suponer una reducción de 13 puntos del coeficiente intelectual (CI) de una persona, es decir un descenso de un 10% con respecto a la media de la población.

Una disminución de este tipo de las capacidades mentales equivale a la sufrida tras una noche sin dormir, precisaron los investigadores, cuyo estudio fue publicado en la revista estadounidense Science.

Puede suponer una reducción de 13 puntos del coeficiente intelectual (CI) de una persona

“Para muchos pobres, estos problemas se vuelven tan persistentes que es difícil concentrarse en otras cosas como la educación, la formación profesional, o incluso la organización de su tiempo”, explicó Sendhil Mullainathan, economista de la Universidad de Harvard, uno de los principales autores de este estudio.

“Esto no significa que los pobres sean menos inteligentes que los demás, sino que la pobreza moviliza mucha energía mental”, insistió. “Es como un ordenador que funciona lento porque está cargando un video muy largo”.

“La pobreza se ve a menudo como resultado de un fracaso personal o consecuencia del hecho de haber sido criado en un entorno desfavorable, pero nuestro estudio muestra que la falta de recursos financieros puede por sí misma deteriorar las funciones cognitivas”, dijo por su lado Jiayingt Zhao, profesor adjunto de psicología de la Universidad de la Columbia Británica, en Canadá.

Para este estudio, los investigadores realizaron experimentos con 400 personas tomadas al azar en un centro comercial de Nueva Jersey (este de EE UU) entre 2010 y 2011, con un ingreso medio anual de entre 20.000 y 70.000 dólares por año.

Aliviar preocupaciones

Los científicos sometieron a los participantes, repartidos en dos grupos, uno formado de ricos y otro de pobres, a diferentes situaciones, como tener que pagar una gran reparación de su vehículos (1.500 dólares) o una factura mucho menos elevada (150 dólares), sometiéndolos a pruebas cognitivas y de control.

Enfrentados a problemas financieros fácilmente superables, los pobres obtuvieron resultados comparables a los ricos en estas pruebas. Pero si el problema económico pasaba a ser omnipresente, los menos favorecidos registraron resultados netamente inferiores a las pruebas, con una diferencia de hasta 13 puntos del CI.

Los autores del estudio repitieron este experimento en India con agricultores que cultivaban caña de azúcar y que recibían el fruto de su labor una vez por año. Comprobaron que eran más ricos un mes después de la cosecha y muy pobres un mes antes de terminar sus ingresos del año precedente.

Al ser sometidos a las mismas pruebas cognitivas que los grupos de Nueva Jersey, los agricultores indios vieron aumentar su CI casi 10 puntos después de la cosecha en relación al mes precedente, precisaron los investigadores.

Los resultados de estos trabajos podrían tener implicaciones en materia de políticas sociales, e inspirar soluciones a problemas vinculados con la pobreza sin incrementar en cambio el monto de la ayuda financiera. Se trataría sobre todo de atender las preocupaciones que hacen reducir la carga cognitiva de los pobres, señalaron.

“Uno de los grandes desafíos en Estados Unidos para las familias de bajos ingresos es encontrar una guardería para sus pequeños”, indicó a la AFP Eldar Shafir, profesor de psicología de la Universidad de Princenton, otro coautor del estudio.

“Es un enorme peso sobre sus capacidades mentales que, si no estuviera, permitiría a estas personas ir a trabajar e incrementar su CI”, estimó, y agregó que “el sistema de apoyo a los pobres está más desarrollado en Europa” que en Estados Unidos.