Publicado el 10 de sep de 2013 5:57 pm |

  comentarios

Foto: Ted S. Warren / AP / Archivo

(Caracas, 10 de septiembre – Noticias24).- El blog “Cooking Ideas” publicó una interesante investigación que seguramente ayudará a aquellos que buscar desarrollar su intelecto. Según la publicación, existen una serie de alimentos que además de contribuir con nuestra salud física, también pueden ayudar a mejorar nuestra inteligencia.

“Somos lo que comemos”, esta frase tan común entre quienes buscan alimentarse de manera saludable resulta completamente verídica si consideramos que nuestro cuerpo obtiene los nutrientes de aquello que ingerimos. Elementos como el zinc, el omega 3 y el yodo contribuyen en la conexión neuronal, pero ¿en qué alimentos podemos encontrar esto nutrientes? ¿qué debemos comer para ser más inteligentes?. Aquí le presentamos una lista de cinco alimentos que lo harán más listo:

La sal yodada

¡Quién iba a decir que añadir aditivos a nuestros aditivos nos haría más listos! Según un nuevo estudio del Agencia Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos, la introducción de sal yodada en Estados Unidos en 1924 ha tenido un gran efecto en el aumento del cociente intelectual de sus ciudadanos: hasta 3,5 puntos de media.

Por ejemplo, el plan “The Micronutrient Initiative” ha logrado elevar la inteligencia promedio de los paquistaníes entre 12 y 13 puntos gracias a la introducción del yodo en la sal. Además, según el estudio, la carencia de yodo de una mujer embarazada impide el desarrollo cognitivo del feto, que será irreversible.

El pescado azul

Comer pescado también nos hace más inteligentes, puede aumentar nuestro CI hasta 3,5 puntos. Este tipo de pescado es muy rico en ácido graso omega 3, y concretamente en ácido decosahexaenoico (DHA), un ácido graso esencial poliinsaturado.

El atún, las sardinas, las anchoas, el salmón, el salmonete, la palometa, la anguila o el verdel son algunos de los pescados azules que nos encontramos en nuestras pescaderías que con los que deberíamos enterrar el hacha de guerra (si es que tuviéramos algún conflicto con el pescado) e incluirlos más a menudo en nuestra dieta diaria para mejorar el rendimiento de nuestro querido cerebro.

Los huevos

La colina de los huevos fortalece la sinapsis -la conexión nerviosa de las neuronas que permiten transmitir emociones, ideas, etc- y su consumo habitual durante solo cuatro semanas puede hacer visible el aumento de nuestras habilidades cognitivas, según un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

La remolacha

Esta llamativa hortaliza posee monofosfato de uridina, que al igual que el ácido graso omega 3, la colina y el yodo, favorece a las conexiones de nuestras células nerviosas, por lo que aumentan nuestras habilidades cognitivas.

El MIT también descubrió que el consumo diario de remolacha nos hace más listos, gracias a experimentos con ratones, que demostraron evidentes cambios bioquímicos en las sinapsis neuronales. Es decir, que los pequeños roedores se volvían más inteligentes.

El jamón

Pero dejémonos de pescados y hortalizas y vayamos a lo que nos gusta: el jamón (y del bueno). Estamos de enhorabuena, ¡porque nuestro manjar mediterráneo también nos hace más inteligentes! El jamón contiene zinc, que ayuda a la rapidez mental de los pequeños y no tan pequeños.

Sin embargo, se trata de una cantidad pequeña (2,3 mg por 100 g) y deberíamos comer casi un kilo de jamón para llegar a la cantidad diaria de zinc recomendada por los expertos de nutrición: 20 mg en adultos y 10 en niños. De todos modos, no deja de ser una buena noticia para atacar a un suculento bocadillo de jamón.


Con información de Cooking Ideas