Publicado el 27 de feb de 2012 8:55 am |

  comentarios

Foto Referencial: AP / TIBOR ROZSAHEGYI

(Caracas, 27 de febrero. Noticias24) Cada día resulta más común escuchar que alguien cercano padece de cáncer. En los últimos años este mal ha incluido en sus estadísticas a personajes del acontecer nacional e internacional como artistas, modelos y políticos; pero ¿sabemos realmente de qué se trata esta enfermedad?

El cuerpo está conformado por cientos de células que lo ayudan a mantenerse sano. Cuando la producción de células se descontrola le abre paso a un exceso de células malignas que, al no morir o no ser desechadas por el organismo, se convierten en tumores.

Cuando la reproducción de las células cancerígenas sobrepasa los límites se genera la metástasis, que viene a ser la propagación del cáncer a través de la vía linfática o sanguínea, lo que permite el desarrollo de nuevos tumores.

Los tipos de cáncer más comunes

-Cáncer de mama.
-Cáncer de próstata.
-Cáncer de colon y recto.
-Cáncer de pulmón.
-Linfoma no Hodgkin.
-Cáncer de tiroides.
-Cáncer de riñón.
-Cáncer de endometrio.
-Cáncer de hígado y conducto biliar intrahepático.
-Leucemia.

Métodos de curación

El cáncer puede tratarse con cirugía, con radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal o con terapia biológica.

La cirugía es la alternativa más invasiva para atacar el cáncer y consiste en extirpar el tumor a través de la biopsia u otros métodos quirúrgicos. Durante la cirugía los médicos toman previsiones especiales para evitar que el cáncer se disemine.

La radioterapia consiste en la aplicación de rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. La radiación puede administrarse en forma externa o por medio de una máquina que apunta la zona del tumor.

La quimioterapia es la combinación de fármacos para destruir las células cancerosas. Entre sus efectos secundarios se encuentra la caída del cabello, pero esto depende de la dosis de fármacos suministrada.

La terapia hormonal no es aplicable en todos los tipos de cáncer. Se utiliza principalmente para impedir que las células cancerígenas utilicen las hormonas que necesitan para crecer.

La terapia biológica aprovecha el sistema inmune del cuerpo para combatir el cáncer. Los diversos tratamientos de este tipo de terapia pueden producir en el paciente síntomas similares a los de la gripe, además de vómito y diarrea, erupciones en la piel, entre otros.