Publicado el 06 de abr de 2012 1:30 pm |

  comentarios

Foto: Dreamstime

HONG KONG, 6 abr (Reuters)Una cepa de malaria cada vez más resistente a la mayoría de los medicamentos efectivos usados para tratarla se expandió en la frontera entre Tailandia y Myanmar, según reveló un estudio de 10 años de duración publicado en la revista médica The Lancet.

Esta forma difícil de tratar de malaria podría llegar a India y África a menos que se encuentre una manera de contenerla, agregó un equipo de investigadores.

Los resultados del estudio, publicado el viernes, indican que a los pacientes en clínicas para tratar la malaria les llevó más tiempo mejorar cuando se les dieron combinaciones terapéuticas con artemisinina, un medicamento reconocido como el mejor fármaco contra la malaria, según uno de los autores.

“Las cepas de malaria resistentes a la artemisinina son encontradas definitivamente en la frontera occidental de Tailandia y oriental de Myanmar”, dijo el profesor Nicholas White, de la Unidad de Investigación de Medicina Tropical de la Universidad de Mahidol, en Bangkok, Tailandia, y el Centro para la Medicina Tropical de la University of Oxford.

“La consecuencia es que allí se expanden o surgen nuevas (cepas)”, dijo White a Reuters.

Se considera que la expansión de la malaria resistente a la medicación es producto del uso incorrecto de la artemisinina y de versiones falsas y de mala calidad del medicamento. Es necesaria una acción más fuerte por parte de los gobiernos y las agencias internacionales para detener todo esto, dijo White.

“Necesitamos apoyo considerable para Myanmar, liderazgo, mejor inteligencia sobre dónde se está expandiendo (la malaria resistente a los fármacos). Es como combatir en una guerra”, añadió.

“Precisamos respaldo financiero serio para contener esto en esta región, de otra manera va a expandirse a India y a África, donde más personas pueden verse afectadas”, señaló White.

El experto y sus colegas no saben si esta cepa de malaria que ahora se está diseminando por Myanmar está relacionada con una que surgió en Camboya hace ocho años, por lo que analizarán sus genes para ver si están vinculadas.

“Podremos obtener una respuesta más clara a eso dentro del próximo año, observando el genoma completo (…) para establecer si tienen el mismo origen o no”, especificó White.

Ninguno de los pacientes murió, pero los medicamentos no trabajaron tan bien como lo hacían antes”, dijo White.

El equipo de White estudió a 3.202 pacientes entre el 2001 y el 2010 que se infectaron con Plasmodium falciparum, una especie de malaria que puede provocar enfermedad grave.

Los expertos hallaron que al tratamiento estándar que contiene artemisinina le llevaba mucho más tiempo eliminar los parásitos del cuerpo de los pacientes.

“Si se tiene malaria grave, el mejor tratamiento es el artesunato (derivado de la artemisinina), el tratamiento de elección en todo el mundo. Comparado con la quinina, reduce un tercio la posibilidad de muerte. Podríamos perder esa ventaja”, agregó el autor.

La malaria es causada por el parásito Plasmodium que se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados. Los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza y vómitos. Si no es tratada, puede provocar la muerte por falta de suministro de sangre a órganos vitales.

La malaria causó la muerte de 655.000 personas en el 2010, o 1.794 personas por día, en su mayoría niños africanos. (Editado en español por Ana Laura