Cómo hacer que tus hijos duerman toda la noche

Foto: Archivo

(Caracas, 14 de julio. Noticias24).-Los padres saben muy bien lo que pasa cuando los niños no duermen bien y ellos mismos no logran dormir toda la noche. La falta de sueño contribuye al mal humor y a problemas de atención, aprendizaje, conducta y salud, como la obesidad.

Aunque las razones para tener un sueño deficiente varían, muchos padres están preocupados porque que los medios y la tecnología interfieren con las rutinas para ir a la cama y con el sueño en sí.

Las investigaciones acerca de cómo el uso de la tecnología afecta el sueño de los niños no establecen conclusiones definitivas, pero sí destacan ciertas conductas que están asociadas con el sueño deficiente.

Hemos organizado una lista de tips para que tu familia pueda administrar la tecnología, de manera que tus hijos y tú puedan dormir mejor. Esperamos que encuentres algo que funcione para ti.

Anima a tus hijos a que realicen actividades físicas en vez de estar frente a una pantalla después de la escuela. Después de un largo día en la escuela, muchos niños sólo quieren instalarse frente a la tele o la computadora y relajarse. Aunque sabemos que los niños necesitan y merecen un descanso, varios estudios demuestran que aumentar la actividad física durante el día ayuda a que las personas duerman mejor.

Mantén los aparatos electrónicos fuera de la cama. La luz azul emitida por laptops, tabletas y teléfonos inteligentes interrumpe el sueño. Organiza otros lugares cómodos para que los niños hagan las tareas y disfruten de otras actividades con los aparatos electrónicos, haz que las habitaciones sean espacios libres de tecnología, sobre todo en las horas antes de dormir.

Prueba apps con sonidos blancos para calmar a bebés y niños pequeños. Para algunas familias, la hora de ir a la cama para los niños puede comenzar entre las 6.30 y 7:00 p. m., y puede ser difícil crear un ambiente ideal para que los bebés se duerman.

Limita la exposición de tus hijos al contenido violento. Especialmente para niños menores de 8 años, ver violencia en videos, programas de TV, videojuegos y películas afecta directamente la calidad del sueño. La exposición a contenido violento puede aumentar la ansiedad de los niños y generar pesadillas que interrumpen el ciclo de sueño.

Mantén los televisores fuera de la habitación. La conexión entre la habitación, la TV y las noches de sueño muy malo está bien establecida: cuando la TV está cerca, los niños no duermen bien o por mucho tiempo.

Haz que la habitación sea una área desconectada. La creciente tendencia de adolecescentes enviando mensajes de texto en medio de la noche, es suficiente razón para evitar tentaciones. Establece zonas de tu casa como la sala, o el comedor para que los jóvenes estén conectados y asegúrate de que carguen sus teléfonos en otra habitación durante la noche. También puedes establecer una regla de quitar los teléfonos a una hora, por ejemplo 8:00 o 9:00 de la noche y tú te encargas de cargarlos durante la noche. Cenar sin celular es una muy buena idea.

Reduce el tiempo que los niños pasan con los aparatos electrónicos antes de dormir. Haz lo posible por establecer una hora para que los jóvenes se desconecten de los aparatos, se relajen y puedan dormir mejor. Realiza una rutina que los ayude, como un baño o actividades tranquilas como la lectura, que le ayudará a tus hijos a hacer una transición mucho más tranquila a la cama. Al animar a los adolescentes para que se desconecten antes de ir a la cama, los ayuda a alejarse del drama que ocurre en línea.

Coloca un cargador para los teléfonos en un área común de tu casa. Algunos estudios sugieren que el simple hecho de dormir cerca de pequeños aparatos como teléfonos está relacionado con el sueño deficiente. Para que los preadolescentes y adolescentes, que reciben notificaciones y textos a toda hora, tengan menos interrupciones mientras duermen, pueden dejar sus teléfonos en la cocina, la sala o contigo, si es necesario.

Da el ejemplo. Muestráles buenos hábitos. No importa cuáles sean las reglas o rutinas que hayas creado para tu familia, no servirán de nada si no practicas lo que predicas. Los niños copian a sus padres, y los preadolescentes y adolescentes van a cuestionar tus reglas si tú mismo no las respetas.

Con información de Telemundo.