Los cinco mitos más populares del origen de un cáncer

Foto:

(Caracas,05 de diciembre.Notcias24).- Hay afirmaciones alarmantes que dicen que algunos objetos y productos cotidianos son causas ocultas de cáncer. Muchas de estas falsedades generan preocupaciones innecesarias en las personas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha afirmado en muchas oportunidades que hasta un 40% de los casos de cáncer se podrían evitar con la adquisición de hábitos saludables que busquen reducir o eliminar la obesidad, el sedentarismo, el alto consumo de alcohol y el tabaquismo en millones de personas.

Pero muchas veces se presta atención a mitos populares sobre el origen del cáncer, en lugar de escuchar las advertencias de la entidad sanitaria mundial o al mismo médico de cabecera.

“Circulan en internet afirmaciones alarmantes que dicen que algunos objetos y productos cotidianos, como el plástico o el desodorante, son causas ocultas de cáncer. Más allá de ser falso, muchos de estos mitos provocan preocupaciones innecesarias acerca de la salud propia y de los familiares”, explicó el doctor Timothy J. Moynihan, oncólogo de la Clínica Mayo (Rochester, Minnesota, Estados Unidos), en un artículo difundido por la institución para desterrar cinco mitos comunes sobre las causas del cáncer.

Mito 1: Los antitranspirantes o desodorantes pueden causar cáncer de mama.

Según el Instituto Nacional del Cáncer y otras investigaciones, no hay evidencia conclusiva que vincule el uso de antitranspirantes o desodorantes axilares con cáncer de mama. Algunos informes sugieren que estos productos contienen sustancias dañinas, como compuestos de aluminio y parabenos, que se absorben a través de la piel o entran en el cuerpo mediante cortes causados al rasurarse.

Ningún estudio clínico ha dado todavía una respuesta definitiva a la pregunta de si estos productos causan cáncer de mama, pero las evidencias hasta la fecha sugieren que estos productos no causan cáncer. Si aún te inquieta que tu desodorante tal vez aumente tu riesgo de cáncer, se deben escoger productos que no contengan las sustancias químicas que te preocupan.

Mito 2: Los envases de plástico y las películas plásticas transparentes para el microondas liberan en la comida sustancias dañinas que causan cáncer

Los envases de plástico para el microondas y las películas plásticas transparentes para envolver alimentos pueden usarse sin peligro en el microondas. Sin embargo, los envases de plástico que no son para uso en el microondas podrían derretirse y filtrar sustancias químicas en la comida. Por ello, se recomienda evitar usar aquellos recipientes que nunca fueron para el microondas, como las terrinas de margarina, los envases para llevar o los botes de crema batida. Hay que revisar que todos los envases que uses tengan la etiqueta que diga que pueden usarse en el microondas.

Mito 3: La gente con cáncer no debería comer azúcar, ya que puede provocar que el cáncer crezca más rápido

El azúcar no hace crecer más rápido al cáncer. Todas las células, incluidas las células cancerosas, dependen de la glucosa sanguínea (azúcar) para generar energía; pero dar más azúcar a estas células no acelera su crecimiento, así como tampoco privarlas de azúcar hace que crezcan más lento.

Esta confusión puede basarse, en parte, en una mala interpretación de las tomografías por emisión de positrones que emplean una pequeña cantidad de trazador radioactivo, el cual suele ser un tipo de glucosa. Todos los tejidos del cuerpo absorben parte del trazador, pero los tejidos que más energía usan, entre ellos las células cancerosas, absorben más cantidad. Por esa razón, algunos han llegado a la conclusión de que las células cancerosas crecen más rápido con azúcar, pero eso es falso.

No obstante, existen pruebas de que el consumo de grandes cantidades de azúcar se relaciona con un incremento en el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer, incluido cáncer de esófago. Además, consumir mucha azúcar puede llevar a la gordura y a más riesgo de obesidad y diabetes, lo que posiblemente incremente el riesgo de cáncer.

Mito 4: La gente buena no tiene cáncer

En la antigüedad, se solía ver las enfermedades como un castigo por malas acciones o pensamientos. En algunas culturas esta visión todavía se mantiene.

No obstante, si esto fuera cierto, ¿cómo se explicarían los casos de cáncer en un bebé de 6 meses o en un recién nacido? Estos pequeños no han tenido tiempo de ser malos. No existe ninguna prueba de que alguien contraiga cáncer porque lo merece.

Mito 5: El cáncer es contagioso

Los besos, abrazos y caricias no producen la terrible enfermedad. No es necesario evitar a las personas que tienen cáncer. No hay ningún problema en tocar o pasar tiempo con alguien que tiene cáncer. De hecho, tu apoyo nunca será más valioso que en ese momento.

Aunque el cáncer en sí mismo no sea contagioso, en ocasiones los virus (que sí lo son) pueden provocar el desarrollo de cáncer. Entre los ejemplos de virus que pueden causar cáncer están:

-Virus del papiloma humano (VPH): infección de transmisión sexual que puede causar cáncer del cuello del útero y otros tipos de cáncer.

-Hepatitis B o C: virus que se transmiten mediante las relaciones sexuales o el uso de agujas infectadas y que pueden causar cáncer de hígado.

Con información de Infobae