¡Virus mortal! Conozca qué es la fiebre de Lassa que está matando nigerianos

Foto: Referencial / Cortesía de elperiodico.cat

(Caracas, 13 de marzo. Noticias24).- Un brote de fiebre conocida como Lassa, un tipo de enfermedad hemorrágica aguda, ha venido afectando a los nigerianos afectando a más de 900 personas en lo que va de año. Pero de qué trata esta enfermedad que ha cobrado la vida hasta ahora de 114 personas en este país.

Lea también: Ascienden a 73 los muertos por brote de fiebre hemorrágica Lassa en Nigeria  

La fiebre de Lassa (también conocida erróneamente como fiebre mediterránea familiar) es una fiebre hemorrágica causada por el Lassa virus, esta se transmite a los humanos a través del contacto con Mastomys natalensis u objetos domésticos que resulten ser contaminados por los excrementos de Mastomys natalensis (zoonosis).

La enfermedad es endémica en los animales roedores que habitan en algunas zonas de África Occidental, puede transmitirse entre personas, incluso en entornos de laboratorio, especialmente en hospitales donde no se toman medidas adecuadas de control de la infección. Casi siempre a través del contacto directo con sangre u otros líquidos corporales de los pacientes.

Historia

La fiebre de Lassa se describió por primera vez en la década de los cincuenta, aunque el virus de lassa no se aisló hasta 1969.​ El nombre se debe a su primera aparición en Lassa (Nigeria). A pesar de ser endémica en África Occidental se han detectado en 2009 casos en Europa.

Los países más afectados son los de la Unión del Río Mano (Guinea, Liberia y Sierra Leona), además de Nigeria. Se identificó que el huésped más probable es el Mastomys natalensis.

Sintomatología

La enfermedad tiene una progresión gradual, suele comenzar con fiebre, vómitos y dolor retroesternal. Entre los signos de la enfermedad puede observarse inyección conjuntival, edema periorbitario e inflamación del cuello. La cuarta parte de los pacientes manifiestan sordera.

En casos graves, los pacientes sufren shock, hemorragia, derrame pleural y edema cerebral. Aproximadamente la tercera parte de los pacientes que han sido hospitalizados durante el transcurso de la enfermedad mueren, aunque el simple tratamiento de apoyo puede mejorar el desenlace clínico, siempre que se administre tempranamente. El tratamiento específico con ribavirina (se trata de un antivírico) también puede ser eficaz en algunos casos.

Con información de Wikipedia