Estos pasos te ayudarán a mejorar el placer a estimular tu cuerpo

Foto:Siempre mujer

(Caracas, 12 de julio. Noticias24).- Existen zonas erógenas en el cuerpo de una mujer en las que se desconoce su poder ante la estimulación. Según un estudio ha revelado que una fémina puede experimentar una placentera sacudida sexual desde los senos. A continuación algunos de los pasos para llegar a ese nivel de estimulación.

Los pezones son una parte altamente sensible en el cuerpo de una mujer gracias a las terminaciones nerviosas localizadas en el área. Por lo tanto, si son incitados de la manera correcta, serán capaces de producirle orgasmos intensos e inolvidables.

Conozca las propiedades milagrosas de la Cúrcuma (+detalles)

Los senos están conectados, por reflejo, con el útero. Prueba de ello es que el movimiento de succión estimula este órgano después del embarazo para que regrese a su tamaño regular.

Para alcanzar este objetivo mediante el contacto con los pezones, puedes seguir estos pasos:

1. Con las yemas de los dedos, acaricia suavemente los bordes de las aureolas hasta ver que el pezón se pone erecto y estimula el resto del pecho suavemente.

2. Recorre con tu lengua su clavícula hasta la unión de los senos. Rodea después el borde de los mismos hacia cada una de las axilas. De ida y vuelta para terminar de nuevo en la clavícula.

3. Utiliza los dedos para un seno y la boca para el otro. Haz ligeros toques, como si apenas rozaras la piel.
Coloca luego ambos pulgares en el centro de los senos, como formando un brasier. Y con los cuatro dedos, haz movimientos como si estuvieses tocando un piano.

4. Presiona ligeramente la mama siempre de abajo hacia arriba y de los laterales hacia el centro. Procura cubrir la mayor parte de seno. Apriétalo como si lo fueses a masajear.

5. Mordisquea los pezones, pero cuidado con hincar los dientes. Se trata de una zona muy sensible propensa al dolor.

6.Coloca el pezón entre tus paletos (incisivos centrales). Ejerce un leve empuje mientras giras tus dientes a su alrededor, suavemente y como si lamieses un caramelo.

7.Succiona, pero levemente para que el pezón entre despacio por la boca hasta introducir gran parte del seno. Sorbe los pezones como si estuvieses saboreando un helado. Ayúdate con la lengua para relamer la punta del pezón en movimientos rápidos.

8.Retírate después de las succiones para que ella pida más. Ahora, con las manos, haz una serie de movimientos radiales. De adentro hacia afuera. Especialmente, con tus dedos.

9. Aspira unas cuantas veces más. Recuerda que debes utilizar suficiente saliva para no irritar la piel de los senos. Hazlo sutilmente, una y otra vez. Hasta conseguir el resultado final.

10. Cuando hayas detectado cuál movimiento es el que más le excita, intensifica la técnica sin variar hasta llegar al clímax.