Publicado el 19 de nov de 2012 7:04 pm |

  comentarios

Foto: Cortesía ABC.es

(Caracas, 19 de noviembre. Noticias24) – Los resultados de una investigación que se publica en Nature Communications parecen acercarnos un poco más hacia un anticonceptivo masculino.

Así, el trabajo llevado a cabo por un equipo de investigadores dirigidos por Yan Cheng, del Centro de Investigación Biomédica de Nueva York (EE UU), asegura que un tratamiento basado en la inoculación de pequeños fragmentos peptídicos de una proteína (laminina-gamma3) puede detener temporalmente la producción de espermatozoides cuando se aplica en los testículos de ratas. El estudio, dicen, puede suponer el primer paso para el desarrollo de un potencial anticonceptivo masculino.

Desde hace tiempo se investiga en la búsqueda de un anticonceptivo masculino; se han analizado genes claves en la producción de espermatozoides, como el gen Katnal 1, o se han probado terapias basadas en ultrasonidos para reducir el número de espermatozoides. Lo que está claro es que el anticonceptivo masculino ideal debe ser barato, seguro y reversible y, además, tendría que ser de acción prolongada, pero con muy pocos efectos secundarios

Sin esperma

El estudio que se publica en Nature se ha basado en el hecho de que determinados cambios transitorios en la permeabilidad de la barrera hematotesticular son importantes para la correcta producción de células de esperma y que, dicho proceso, está regulado por la proteína laminina-gamma3.

Yan Cheng y su equipo han identificado las regiones de la proteína laminina-gamma3 que parecen ser las responsables de dicho efecto. En una segunda fase, los investigadores comprobaron que la inyección de péptidos sintéticos correspondientes a estos fragmentos de laminina gamma3 en los testículos de los animales interrumpía la barrera hematotesticular en ratas y, por lo tanto, quedaba dañada la producción de esperma.

Los expertos subrayan también que este proceso es transitorio; es decir, el efecto se moderó después de la inyección, y la producción de esperma volvió a sus niveles normales aproximadamente cuatro meses después del tratamiento. Sin embargo, los investigadores desconocen si las inyecciones también reducen fertilidad de ratas y si estos péptidos tendrían el mismo efecto en los seres humanos.

Con información de ABC.es