Publicado el 06 de dic de 2012 9:34 pm |

  comentarios

Foto: EFE / Archivo

(Caracas, 6 de diciembre. Noticias24).- La muerte del portero colombiano Miguel Calero fue repentina. Al inicio de su enfermedad los médicos se encontraban optimistas. Sin embargo el pasado 3 de diciembre se le diagnostico muerte cerebral. ¿Entonces que pasó?

El futbolista retirado de 41 años y director de porteros del Pachuca, sufrió de un coágulo el pasado 25 de noviembre, que obstruyó el flujo sanguíneo del lado derecho de su cerebro y motivó que fuera llevado a urgencias.

Según los médicos, el coágulo se presentó en su arteria carótida derecha y fue intervenido dos días mas tarde para luego quedar en observación por unas 72 horas. Pero Calero ya tenia antecedentes de problemas en su coagulación, pues en 2007 sufrió una trombosis en una vena del hombro derecho tras una fractura de clavícula.

Estuvo 6 meses en recuperación y tras múltiples tratamientos se retiró en 2011. La isquemia cerebral es la más frecuente y ocurre cuando un vaso se obstruye e impide que llegue la sangre al cerebro. La hemorragia por otra parte, se debe a la ruptura de una arteria. En ambos casos cesa la llegada de oxigeno al cerebro.

En Colombia los eventos cerebrovasculares afectan a 118 hombres y 61 mujeres por cada 100 mil habitantes. Los principales factores de riesgo son la hipertensión arterial, la diabetes, el tabaquismo, la menopausia, el uso de psicotrópicos y el alcohol.

Calero fue declarado con muerte cerebral por el doctor José Antonio Torres. Esto, según la Academia Americana de Neurología (AAN, por su siglas en inglés), consiste en la pérdida irreversible de las funciones cerebrales, incluido el tallo cerebral, el cual se encarga de controlar funciones esenciales como la respiración y los latidos cardíacos.

En estos casos la persona no siente dolor, calor, carece de reflejos oculares y no puede respirar sin ayuda. Los médicos explican que es difícil diagnosticar que pasó con Calero, pero consideran que debía tener un factor de riesgo que lo predispusiera a desarrollar coágulos.

En todo caso, descartan que el incidente de hace cinco años incidiera en su muerte, pero no descartaron que sea un indicio de la predisposición a estos incidentes que lo llevaron a perder la vida.

Con información de Semana