Publicado el 28 de mar de 2013 7:20 am |

  comentarios

Foto: Reuters

(Caracas, 28 de marzo. Noticias24) – Según un controvertido estudio, las horas que pasan los niños frente a la televisión o con los juegos de computadora no afectan su desarrollo social.

En Estados Unidos, las directrices de pediatría recomiendan que los niños no deben ver más de dos horas al día de TV y que esos programas deben ser educativos y no violentos.

Lea a continuación el artículo completo publicado por BBC:

Un equipo del Consejo de Investigación Médica del Reino Unido (MRC, por sus siglas en inglés), que estudió a más de 11.000 estudiantes en educación primaria, informó que es incorrecto relacionar el mal comportamiento con la televisión.

A pesar de que los especialistas descubrieron una pequeña correlación entre las dos, aseguran que otras influencias, como el estilo de educar de los padres, es probablemente la mejor explicación.

No obstante aclararon que todavía aconsejan “limitar el tiempo frente a la pantalla”.

No obstante aclararon que todavía aconsejan “limitar el tiempo frente a la pantalla”

Esta advertencia cautelar se debe a que, según los expertos, pasar mucho tiempo al día mirando la televisión podría reducir cuánto tiempo el niño utiliza en otras actividades importantes como jugar con amigos o hacer tareas.

Un estudio publicado hace diez años había sugerido que mirar TV durante la primera infancia puede causar problemas de atención a la edad de siete años.

En Estados Unidos, las directrices de pediatría recomiendan que los niños no deben ver más de dos horas al día de TV y que esos programas deben ser educativos y no violentos.

A las tres horas

Para el estudio del MRC, publicado en la revista Archives of Diseases in Childhood, la doctora Alison Parkes y sus colegas le pidieron a madres de todos los estratos sociales, culturales y económicos que dieran detalles sobre los hábitos televisivos de sus hijos y sus comportamientos.

Casi dos tercios de los 11.014 niños de cinco años (65%) que formaron parte del estudio miraron la TV entre una y tres horas al día, el 15% más de tres horas y menos del 2% no miró televisión.

Estar al frente de la pantalla durante más de tres horas al día a esa edad predijo un pequeño aumento en problemas de conducta al cumplir los siete años.

De acuerdo con la información proporcionada por las madres, después del séptimo cumpleaños, estos niños y niñas eran un poco más propensos de involucrarse en peleas, decir mentiras y atemorizar a sus compañeros.

El tiempo que dedicaba a los videojuegos no generó esta relación.

Y no hubo asociación entre la TV o cualquier tiempo de pantalla con otros asuntos como la hiperactividad o problemas de interacción con amigos.

Entretenimiento electrónico

Parkes, quien es jefa de la unidad de ciencias de la salud pública y social del MRC, dijo que era incorrecto culpar a la TV de los problemas sociales.

“Descubrimos que no había ningún efecto con el tiempo frente a la pantalla para la mayoría de los problemas sociales y de comportamiento que estudiamos, y que sólo había un efecto muy pequeño en problemas de conducta como peleas e intimidación”.

“Nuestro trabajo sugiere que limitar la cantidad de tiempo que el niño pasa frente al televisor es, en si mismo, improbable que mejore los cambios psicosociales”.

La especialista agregó que las intervenciones enfocadas en la dinámica familiar y el niño podían hacer más la diferencia y eso podría depender mucho de lo que mira el niño y si lo hace bajo la supervisión de sus padres.

Por su parte, Sonia Livingstone, profesora de psicología social de la London School of Economics, dijo que el estudio ofrecía una buena oportunidad para preguntarnos “por qué algunos niños pasan tanto tiempo mirando la televisión”.

“Nuestro trabajo sugiere que limitar la cantidad de tiempo que el niño pasa frente al televisor es, en si mismo, improbable que mejore los cambios psicosociales”

La profesora Annette Karmiloff-Smith, de la Universidad de Londres, señaló que en vez de enfocarse en los posibles efectos adversos de la TV y los videojuegos, sería bueno estudiar los posibles impactos positivos que estos podrían tener en los niños.

Mientras que Hugh Perry, miembro del cuerpo de salud mental y neurociencia del MRC, considera que “estamos viviendo en un mundo que está cada vez más dominado por el entretenimiento electrónico, y los padres están preocupados por el impacto que esto podría tener en el bienestar y la salud mental de sus hijos”.

“Este estudio sugiere que la relación entre la TV y el videojuego con la salud es compleja y está influenciada por muchos otros factores sociales y ambientales”.

Por: Michelle Roberts
BBC Salud