Publicado el 17 de abr de 2013 8:36 pm |

  comentarios

(Caracas, 17 de abril. Noticias24).- De acuerdo a un nuevo estudio publicado por la British Medical Journal, la famosa teoría de equilibrio energético no es cierta. Es decir, que la obesidad no es a causa de que comemos más de lo que quemamos. El científico y periodista Gary Taubes hizo un recorrido por la historia de la investigación científica sobre la obesidad.

Explicó que la teoría del equilibrio energético surgió de aplicar las leyes de la termodinámica a organismos vivos. Un hecho que la valida es que los obesos tienen en común el hecho de que comen mucho, por lo que se tiende a responsabilizarlos de su propia enfermedad.

También se propuso una hipótesis alternativa, basada en la idea que la obesidad tiene que ver con un funcionamiento incorrecto de las hormonas y el sistema endocrino, que conducen a la acumulación excesiva de grasa. Algunos de los investigadores alemanes detrás de la teoría sostenían que la obesidad es causada por la insulina y está relacionada con la diabetes.

Los obesos no son gordos porque comen demasiado, sino porque desencadenan una respuesta hormonal que ocasiona que el combustible consumido se almacene en forma de grasa

Mientras, otros lo relacionaban con una predisposición endocrina a acumular grasa que llamaron “lipofilia”. Sin embargo, estas teorías de Wilhem Falta y Gustav Von Bergmann fueron condenadas al olvido durante la segunda guerra mundial. El desconocimiento posterior de estas investigaciones, según Taubes, fue fatal.

De haber sobrevivido la teoría endocrinológica nos habríamos dado cuenta de que los obesos no son gordos porque comen demasiado, sino porque desencadenan una respuesta hormonal que ocasiona que el combustible consumido se almacene en forma de grasa. Es decir, algo que ya desde los 70 los terapeutas saben, que restringir los carbohidratos en la forma más eficaz de combatir la obesidad.

“Los intentos por culpar al aumento mundial de la disponibilidad de calorías de la epidemia de obsesidad”, explica Taubes, “suelen pasar por alto el hecho de que este incremento está ocasionado, en gran medida, por una mayor ingesta de carbohidratos, principalmente azúcares como la sacarosa y el jarabe de maíz de alta fructosa”. En su opinión, la ciencia de la obesidad se ha alejado de los estudios científicos rigurosos para aceptar como cierto todo aquello a lo que se pueda aplicar una simple relación causa-efecto.

Sin embargo, considera que aún no hay una respuesta definitiva, respaldada por hechos científicos, a la simple pregunta sobre por qué engordamos y pretende seguir investigando el tema.

Con información de El Confidencial