Publicado el 05 de jun de 2012 11:10 am |

  comentarios

Foto: EFE/Luca Piergiovanni

(Rabat, 05 de junio. AFP) El Solar Impulse, un avión experimental propulsado por energía solar, atravesó el estrecho de Gibraltar y entró en Marruecos, tras despegar esta madrugada de Madrid hacia Rabat, para completar su primer viaje intercontinental.

El inmenso y ultraligero avión, pilotado por el suizo Bertrand Piccard, un psiquiatra y especialista en globos aerostáticos de 54 años, sobrevoló el sur de España a primera hora de la tarde y cruzó los 14 km del estrecho de Gibraltar, que separa Europa de Africa.

Tras diez horas de vuelo, el Solar Impulse avanzaba a 45 km/h, a más de 5.500 metros de altitud, entrando en espacio aéreo marroquí sobre las 16h30 locales (14h30 GMT).

“El avión acaba de entrar en el espacio aéreo marroquí tras haber atravesado el Estrecho en buenas condiciones”, dijo a la AFP el presidente del directorio de la Agencia Marroquí de Energía Solar, Mustafá Bakkoury.

Después de entrar en Marruecos y superar el estrecho de Gibraltar, el avión solar tiene previsto dirigirse hacia el puerto marroquí de Tánger, antes de aterrizar en Rabat a partir de las 23h00 locales (21h00 GMT).

El Solar Impulse, tan grande como un Airbus A340 y tan ligero como un automóvil familiar, despegó el aeropuerto Madrid-Barajas a las 05h22 (03h22 GMT).

La cámara instalada a bordo del Solar Impulse, un aparato con 12.000 paneles solares que le permiten propulsar cuatro motores, captó las imágenes de los valles del sur de la capital española, inundados por sol del alba, y durante todo su viaje han seguido enviado imágenes.

“Durante una hora tuve la luna llena a mi derecha y el amanecer a mi izquierda y fue absolutamente precioso. Tenía todos los colores del arco iris en el cielo y también en la tierra”, dijo Piccard en declaraciones a la AFP desde su cabina de pilotaje.

“Lo cuestión no es usar energía solar en los aviones normales, sino demostrar que podemos conseguir cosas increíbles, casi imposibles, gracias a las nuevas tecnologías, sin combustible, sólo con la energía solar. Y dar cuenta de que si podemos hacerlo en el aire todo el mundo puedo hacerlo también en la tierra”, añadió el piloto.

El Solar Impulse, fabricado con fibra de carbono, tiene baterías de polímero de litio de 400 kilos en cada motor que almacenan al energía del Sol y le permiten seguir volando durante la noche.

“El reto (de este viaje) es lograr el primer vuelo intercontinental con energía solar”, dijo Piccard.

El trayecto de 2.500 kilómetros coincide con el lanzamiento en la región de Uarzazate, en el sur de Marruecos, de la mayor planta de energía solar jamás construida en el país.

Piccard, que junto al británico Brian Jones fue en 1999 el primero en dar la vuelta al mundo sin escalas con un globo aerostático, heredó el proyecto Solar Impulse de otro suizo, Andre Borschberg, un ejecutivo y piloto de 59 años.

Borschberg realizó el trayecto entre Payerne, en Suiza, y Madrid, donde aterrizó el pasado 25 de mayo.

El viaje a Marruecos del Solar Impulse también servirá de ensayo para una vuelta al mundo prevista en 2014. En julio de 2010 el aparato ya hizo historia cuando se convirtió en el primer avión pilotado propulsado con energía solar.

El Solar Impulse tiene además el récord del trayecto más largo de un avión solar pilotado tras sobrevolar Suiza durante 26 horas, 10 minutos y 19 segundos, un viaje en el que también logró un récord de altitud a 9,235 metros.