Publicado el 28 de nov de 2012 2:08 pm |

  comentarios

Foto: Imagen Referencial / Archivo

(España, 28 noviembre – EFE).- Investigadores de la Universidad Internacional de Cataluña (UIC) (noreste de España) han conseguido aislar una célula madre pluripotente extraída de la pulpa dental del tercer molar (muela del juicio) que es capaz de regenerar tejidos óseos, hepáticos y neuronales.

La investigación, liderada por el doctor Maher Atari (Kuwait, 1972) y dirigida por el español Lluís Giner, ambos de la Facultad de Odontología de la UIC, ha sido publicada en la revista ‘Journal of Cell Science’.

El estudio ha demostrado “in vitro” la capacidad de la célula madre pluripotente (DPPSC) extraída de la pulpa dental adulta de regenerar tejidos como el óseo, hepático y el neuronal.

Fuentes de la UIC informaron de que la universidad ha patentado el modo de extracción de esta célula madre adulta, que en fase clínica poseería un alto potencial terapéutico ya que se trata de células con un perfil genético similar al de las células madre embrionarias.

Según los investigadores, el estudio demuestra la capacidad de las Dppsc de generar tejidos con características asociadas con el mesodermo, endodermo y ectodermo (osteoblastos hepatocitos y neuronas).

Demuestra también la presencia de estas células en la pulpa dental de la muela del juicio, a pesar de que la presencia de DPPSC disminuye a medida que aumenta la edad.

El equipo utilizó para la investigación el tercer molar debido a que es el último diente que se desarrolla en los humanos, está normalmente en una fase más temprana de desarrollo y es capaz de proporcionar una cantidad óptima de tejido de pulpa dental para el aislamiento de las células madre adultas pluripotentes.

Además, el tercer molar debe ser extraído frecuentemente por problemas en su erupción, por lo que se antoja ideal para el posible banco de tejidos.

Los investigadores observaron que estas células están siempre presentes en la pulpa dental y, por lo tanto, llegaron a la conclusión de que aislar estas células es siempre posible, independientemente de su edad.

El equipo consiguió aislar la célula en adultos de entre 14 y 60 años.

La UIC ha patentado el modo de extracción de estas células madre, un sistema que no acarrea problemas y evita presentar anomalías de cromosomas o cambios estructurales durante el cultivo.

También lo hace después de la diferenciación en diversos tejidos, elemento muy importante, según los médicos, para su aplicación como terapia celular para la regeneración de tejidos.

Los investigadores resaltan la importancia de que se trate de células adultas, ya que se evita el rechazo cuando son trasplantadas, al ser células que se extraen del mismo individuo que ha de recibir el tratamiento, y de que no plantee problemas éticos.

“El tercer molar no sólo es un diente sino que es un órgano en sí mismo“, concluyen los investigadores.