Publicado el 13 de dic de 2012 7:24 am |

  comentarios

Foto: google.com/mapmaker

(Mountain View/Zúrich, 13 de diciembre. DPA) Tres meses después de que los mapas de Google desaparecieran del sistema operativo iOS 6 de los iPhones y iPads de Apple, a partir de hoy ya hay una nueva aplicación que los usuarios pueden descargarse para volver a usarlos.

Con el lanzamiento al mercado del iPhone 5 en septiembre, Apple había desarrollado un programa de mapas propio para prescindir del del Google, que venía automáticamente incluido en sus aparatos. Sin embargo, su programa mostró numerosos errores y carencias y fue muy criticado por los usuarios, hasta el punto de que el tema generó una crisis interna en la empresa.

Ahora, el anuncio de que Google trabajó en cooperación con Apple para que sus Google Maps vuelvan a estar en el iOS 6 fue interpretado por los expertos como otra señal de la mejora en la relación entre los dos gigantes de Silicon Valley.

Google ofrece su versión renovada de Maps de manera gratuita a partir de hoy en la tienda iTunes en 29 idiomas diferentes, entre ellos español. A diferencia de la versión anterior, los nuevos mapas ya no se muestran con pesados gráficos de bitmap, sino con gráficos vectoriales que se cargan con mayor facilidad estando en la calle.

Se mejora claramente la integración del servicio de imágenes callejeras Google Streetview y la gigantesca base de datos de Google con informaciones locales, como los puntos de interés o restaurantes.

Apple y Google trabajaron estrechamente durante años

La aplicación se asemeja mucho a la que ya existe para los teléfonos Android, y se pueden consultar propuestas para ir a un sitio en coche, en transporte público o a pie.

Sin embargo, a diferencia de los Android, el programa no se abre o controla con órdenes de voz y no se pueden grabar mapas para su uso offline. Eso sí, los mapas son los mismos que en el sistema operativo de Google.

De manera similar a los smartphones con Android, los usuarios de Apple puden enviar a Google de forma voluntaria y anónima datos sobre su ubicación geográfica para ampliar las informaciones sobre el tráfico. Si muchos aparatos o todos avanzan muy lentamente encontrándose en un determinado punto, Google lo interpreta cruzando los datos con otras fuentes como un ebotellamiento o problema de circulación.

Apple y Google trabajaron estrechamente durante años. En agosto de 2006 el entonces CEO de Google Eric Schmidt entró en el consejo de administración de Apple y comenzó a participar por tanto en decisiones estratégicas. En la presentación del primer iPhone en 2007, Google era el socio oficial para las búsquedas en Internet y además los aparatos llevaban incorporadas directamente las aplicaciones de Google Maps y del servicio de videos de Google YouTube.

Sin embargo, con el lanzamiento de su propio sistema operativo Android en 2008, Schmidt entró en un conflicto de intereses, porque el sistema iba dirigido sobre todo contra Apple. Finalmente, en agosto de 2009 Schmidt dejó su puesto en el consejo de administración de Apple. El antiguo cerebro de la firma de la manzana, Steve Jobs, calificó el comportamiento de Schmidt como una “traición” y anunció una “guerra termonuclear” contra Android, porque opinaba que Google había robado ideas a Apple. Tras la muerte de Jobs, el actual presidente de Apple, Tim Cook, ha rebajado el tono de los enfrentamientos verbales y judiciales.