Publicado el 04 de ene de 2013 2:29 pm |

  comentarios

Video: Youtube / 4 de enero de 2013

‬(Caracas, 4 de enero – Noticias24).- Si nos mencionan Microsoft, fácilmente deducimos que se trata de la corporación creadora de múltiples sistemas operativos para pc. En el edificio de esta empresa mundial albergan un grupo de personas irreverentes que dan rienda suelta a su imaginación, desarrollando productos que para otros puede ser imposible.

Este grupo conforma lo que se conoce como Microsoft Research, el área más inaccesible de la compañía, pero pocos saben que allí se guarda el secreto mejor guardado. En este espacio han surgido brillantes productos como Kinet y ahora el sorprendente sistema OmniTouch, el dispositivo que convierte cualquier superficie en táctil.

A continuación lo que El Confidencial reseñó sobre OmniTouch:

PC World ha tenido acceso a una parte de estos proyectos secretos y destaca que no se trata de una alocada aventura de un sobrio coloso del mundo de la tecnología, sino que esta división de la firma se llevó en 2011 la friolera de 9.600 millones de dólares, lo que nos da una idea del peso y magnitud que tiene esta aventura para la empresa. Hay que recordar que en Google esta creatividad sin ningún tipo de cortapisa se ha institucionalizado y cada uno de sus empleados cuenta con una parte sustancial de su tiempo para crear lo que les venga en gana, con un único condicionante: si el producto o proyecto creado recibe la luz verde por parte de los jefes de la firma, éste pasa a ser de su propiedad.

Reinventar la interacción con los dispositivos

Pero de todos los proyectos mostrados por PC World, destacábamos OmniTouch. Esta innovadora iniciativa ataca a uno de los mayores retos a los que se enfrentan ahora mismo los fabricantes de ordenadores, tablets y smartphones: la interacción con el usuario. Tal y como destacan sus promotores, ahora mismo se da la circunstancia de que en el mercado hay productos muy versátiles y potentes, de los que podemos aprovechar únicamente una parte debido a la dificultad en relacionarnos con ellos. Piensen en los amados y odiados teclados virtuales, o a los imprecisos comandos por voz.

En este sentido, otro gigante, Apple, fue pronto consciente de este problema y apostó de forma decidida por Siri, el sistema de inteligencia artificial gestionado por voz con el que pretenden que vayamos dejando de lado poco a poco el teclado.

Los de Redmond no ven tan evidente este distanciamiento con la parte táctil de la relación con los dispositivos, y centran la dificultad en la diferencia de tamaños y formatos de los distintos equipos con los que trabajamos.

Omnifocus consiste, básicamente, en convertir cualquier superficie en un teclado o pantalla táctil en la que podamos escribir o efectuar los comandos. Este ambicioso proyecto recoge en parte el éxito de Kinect y emplea un pico proyector para representar el teclado o pantalla táctil sobre cualquier superficie. El proyecto está aún en una fase incipiente en lo referente al desarrollo y aún es pronto para ver un aplicación a corto plazo de esta tecnología en el mercado, pero la idea promete y posiblemente se confirme lo que los expertos vienen tiempo vaticinando: la relación con los dispositivos será muy diferente en un futuro muy cercano.