Publicado el 21 de ene de 2013 5:05 pm |

  comentarios

Foto: AFP PHOTO / Punit PARANJPE / Archivo

(Caracas, 21 de enero – Noticias24).- La denominada “Ilusión de la Luna” es probablemente el más antiguo truco óptico que nos hace pensar que el mundo juega con nosotros.

Cuando la Luna está en el horizonte, parece ser enorme y dramática. Cuando está directamente arriba, parece no más que una luz del tamaño de una moneda de diez céntimos. ¿Por qué la gran diferencia en el tamaño aparente? Hay un montón de teorías sobre por qué nuestros ojos son “engañados”.

Foto: io9.com

Una de las explicaciones más perdurables es la ilusión de Ponzo. Échale un vistazo a las líneas amarillas de la derecha: las que parecen estar más lejos en la vía del tren se ven más grandes, pero no lo son. Nuestro cerebro, pensando que es más lejos, le da más crédito de lo debido.

Sin embargo, dos investigadores de la Universidad de Susquehanna piensan que la “Ilusión de la Luna” funciona exactamente al revés. Ellos creen que nuestros ojos dan señales a nuestro cerebro de que la luna en el horizonte está más cerca de nosotros que una luna muy arriba en el cielo.

Primero, los investigadores demostraron que la gente siempre va a ver la Luna como si estuviera delante de un “fondo” en el cielo. Los seres humanos somos más propensos a percibir una figura sobre un fondo sólido como un objeto literalmente “frente” al fondo.

Cerrando un ojo primero y luego el otro, le dará una vista infinitamente diferente de la Luna. Cuando está en lo alto del cielo, esa diferencia insignificante en vista es todo lo que sabemos acerca de su distancia, y la hace parecer lejana y pequeña. Cuando se está en el horizonte, sin embargo, tenemos otros objetos para compararla.

Sabemos que están muy lejos, y sus imágenes no cambian mucho entre un ojo y otro. Sin embargo, en nuestra mente, la luna está cerca de ellos y “se desplaza” con los mismos. Debido a este cambio, vemos la luna mucho más grande en el horizonte que en el cielo.

Con información de io9.com