Publicado el 23 de ene de 2013 9:46 pm |

  comentarios

Imagen de referencia. Foto: Archivo

(Caracas, 23 de enero – Noticias24).- Almacenar datos cada vez causa más quebraderos de cabeza a las personas, pero los investigadores del Instituto europeo de Bioinformática (EMBL-EBI), han encontrado la forma de dejar atrás los discos duros, DVD y otros soportes. ¿Su solución? Codificar información en cadenas de ADN sintético.

El ADN tiene la capacidad de almacenar información por miles de años sin deteriorarse ni corromperse, el revolucionario método fue descrito en la revista Nature y hará posible almacenar cien millones de horas de video en alta definición en una cantidad pequeña de ADN.

“Sabemos ya que el ADN es muy robusto a la hora de almacenar información, lo cual se demuestra con el hecho de que podemos, por ejemplo, extraer esa información del ADN de las células óseas de un mamut lanudo de hace varias decenas de miles de años. Esa información, además, es increíblemente densa y pequeña, y no necesita de una fuente de energía externa, por lo que acceder a ella es sencillo”, explica Nick Goldman, científico del EMBL-EBI.

El revolucionario método fue descrito en la revista Nature y hará posible almacenar cien millones de horas de video en alta definición en una cantidad pequeña de ADN

Actualmente leer el ADN no es complicado, el problema radica en escribirlo y eso es vital si se desea almacenar información. Los problemas son que actualmente solo es posible fabricar cadenas cortas del código genético sintético y que es fácil cometer errores en la escritura y lectura del mismo.

Goldman y su colega Ewan Birney, sin embargo, han conseguido crear un código que solventa los dos problemas. “Sabíamos que teníamos que construir un código que sólo usara cadenas muy cortas de ADN y hacer eso de forma que se pudieran crear reglas concretas para cada letra puede parecer imposible. Por lo que imaginamos que habíamos roto el código en muchos fragmentos que, además, se superponían en ambos extremos, con información capaz de indicar el lugar concreto al que pertenece cada fragmento dentro del código”, aseguró Goldman.

En sus pruebas codificaron en MP3 el famoso discurso “Tengo un sueño” de Martin Luther King, una imagen jpg de su laboratorio, un PDF con un artículo sobre los descubridores de la doble hélice del ADN, Watson y Crick, un archivo en formato TXT con todos los sonetos de Shakespeare y un último archivo en el que se describe el proceso de codificación.

Seguidamente descargaron archivos de Internet y los usaron para sintetizar miles de piezas de ADN, el resultado era similar a una mota de “polvo digital” que fue enviado por email al laboratorio para que el equipo secuenciara el ADN y accedieran a los datos sin que hubiera errores.

Aseguran que cuenta con un formato molecular que permitirá que cualquiera pueda leer sin problemas los datos por al menos 10 mil años. El siguiente paso es perfeccionar el código y buscar la manera de fabricar de manera masiva memorias de ADN que puedan comercializarse.

Con información de ABC