Publicado el 15 de feb de 2013 7:37 am |

  comentarios

Video: Youtube, 15 de febrero de 2013

(Washington, 14 de febrero. AFP) - La Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó el jueves el primer ojo biónico lanzado al mercado, bautizado como Argus 2, ya avalado por las autoridades europeas y que fue transplantado a unos 60 ciegos en todo el mundo.

Este dispositivo, desarrollado por la empresa californiana Second Sight Medical Products, está compuesto por electrodos implantados en la retina y unas lentes equipadas con una cámara en miniatura.

El ojo permite a las personas que sufren de retinosis pigmentaria, recuperar parcialmente la vista

El ojo permite a las personas que sufren de retinosis pigmentaria, una rara enfermedad genética que supone una degeneración de los fotoreceptores de la retina, recuperar parcialmente la vista, gracias a una prótesis de retina que permite estimular el nervio óptico a través de señales de video y de una carga eléctrica.

“Este dispositivo puede ayudar a los adultos con retinosis pigmentaria que perdieron la capacidad de distinguir formas y movimientos a tener más movilidad y poder asegurar (la realización de) las actividades cotidianas”, dijo Jeffrey Shuren, de la FDA.

Argus 2 está disponible en varios países europeos por 73.000 euros

El sistema puede ser implantado en individuos de al menos 25 años de edad.

Para dar luz verde al ojo biónico, la FDA se basó en un ensayo clínico efectuado con 30 personas de 28 a 77 años, con una agudeza visual por debajo de 1/10, frente a los 10/10 que constituyen la norma.

Los pacientes encontraron una agudeza que les permitió distinguir formas en blanco y negro, por ejemplo una persona en el marco de una puerta o un individuo sentado al lado de ellos, aunque sin poder reconocer las caras.

Argus 2 está disponible en varios países europeos por 73.000 euros, indicó recientemente a la AFP un responsable de la compañía con base cerca de Los Ángeles, subrayando que el dispositivo promete ser un éxito a nivel comercial.

Se estima que en Estados Unidos 100.000 personas padecen retinosis pigmentaria.