Publicado el 26 de mar de 2013 5:53 pm |

  comentarios

(Caracas, 26 de marzo. Noticias24)- Estudiosos de la Universidad de Oxford han replanteado el “Argumento del Juicio Final” para llegar a la conclusión de que la humanidad tiene oportunidad de sobrevivir más tiempo de lo que se había calculado.

El astrofísico Brandom Carter en 1983 desarrolló un estudio donde augura que la extinción de la especie humana se puede calcular con el número actual de los seres vivos y los años que se ha vivido. Y en teoría es capaz de descifrar cuánto tiempo tendremos.

De acuerdo al diario ABC, las predicciones no son tan agradables pues, la civilización estaría a la mitad de la Historia y no le quedaría más allá de diez mil años antes de desaparecer por completo.

“Se ha calculado que hasta ahora han vivido sobre la Tierra unos 70.000 millones de personas”

“Se ha calculado que hasta ahora han vivido sobre la Tierra unos 70.000 millones de personas. Y si asumimos que el momento presente no ocupa un lugar especial en la Historia (y es, por lo tanto, un momento aleatorio, igual a cualquier otro), entonces existe un 95% de posibilidades de que nosotros, los que vivimos ahora, formemos parte del último 95% de seres humanos que vivirán jamás. Lo cual, a su vez, significa que hay un 95% de probabilidades de que el número total de humanos que existirá nunca sea inferior a 20 por 70.000 millones. Esto es, menos de un billón y medio de personas”, reseñó el portal de ABC.

Agregan que si ahora la población mundial “se estabiliza en 10.000 millones de personas y que la esperanza media de vida es de 80 años, llegaremos a la conclusión de que todos los humanos que quedan por nacer hasta alcanzar la cifra total tienen por fuerza que nacer dentro de los próximos 10.000 años. Lo cual no es un gran futuro para la Humanidad”.

No obstante, los científicos señalan en el estudio que los seres vivos deberíamos consideraron “individuos elegidos al azar” entre todo el Universo.

Además, sugieren que para mantener la civilización se debe colonizar otros mundos, así como destinar recursos considerables para desviar las posibles amenazas futuras.