Publicado el 21 de jun de 2013 8:18 am |

  comentarios

Foto: Cientos de personas se congregan de forma pacifica frente a un edificio gubernamental, hoy 20 de junio de 2013, durante una protesta para exigir mejores servicios públicos, en Río de Janeiro (Brasil). La protesta congregó a cerca de 300.000 personas en el centro de la ciudad. Cerca de un millón de brasileños salieron de nuevo a las calles en unos 80 municipios para exigir mejores servicios públicos, en manifestaciones en su mayoría pacíficas aunque empañadas por la primera muerte relacionada con las protestas, un intento de invadir la cancillería y choques con la policía. EFE/Felipe Trueba

Madrid (centro editor), 21 jun (dpa) – Sus motivos para manifestarse son diferentes, pero los movimientos de protesta de los últimos años tienen algo en común: muchos de los jóvenes utilizan las redes sociales para organizarse, transmitir sus mensajes e imágenes de la violencia policial.

Redes sociales como facebook o Twitter permiten a los manifestantes comunicarse en tiempo real con cientos o miles de personas y convocar protestas. Así ocurrió desde la plaza Tahrir de El Cariro hasta Estambul, pasando por los “indignados” españoles.

La “primavera árabe” fue impulsada en gran parte por “periodistas anónimos”, que distribuían videos e imagenes de las protestas a través de Internet cuando la televisión estatal no lo hacía. Así circularon imágenes de las protestas de Sidi Bouzid, en Túnez, que prendieron la llama de la “primavera árabe”.

En Egipto, uno de los primeros puntos de encuentro de los opositores fue un perfil de facebook para Jalid Said, uno de los manifestantes que murió a manos de la policía. El lema “Todos somos Jalid Said” se convirtió en uno de los más importantes. Y el directivo de Google Wael Ghonim se convirtió en uno de los héroes de los revolucionarios egipcios, tras ayudarles a organizar las protestas en la red.

Más recientemente, en Turquía los manifestantes transmiten prácticamente en vivo las actuaciones policiales a través de Twitter. hashtags como #gezipark servían para acumular información cuando los medios turcos todavía no hablaban casi de las protestas. El primer ministro del país, Recep Tayyip Erdogan, calificó de “plaga” las redes sociales, y la policía arrestó a una veintena de usuarios de Twitter, a los que acusó de incitar a la sublevación y difundir propaganda.

En Brasil, donde las protestas se dirigen contra la corrupción y las injusticias sociales, también puede seguirse el curso de lo que ocurre a través de hashtags como #MenosCorrupçãoEMais (Menos Corrupción es Más). Además, perfiles de facebook como el de Passe Livre, creado contra el aumento de los precios del transporte, lograron más de 250.000 seguidores en menos de un mes.