Publicado el 16 de ago de 2013 2:58 am |

  comentarios

Foto: Zurimar Campos/ AVN

(Caracas, 16 de agosto. Noticias24) – Tal Cual, en su edición de este viernes, publicó un artículo que habla sobre el alza en la presencia de la televisión por cable en los hogares venezolanos a pesar de “las limitaciones con divisas” y con la “demanda y permisología para expandir sus redes”. Sin embargo, según la investigación, este crecimiento no parece ser uniforme en el territorio nacional.

“Y es que mientras que, por ejemplo, en Nueva Esparta, la penetración alcanza 98% de los hogares, en estados como Yaracuy no supera el 33%. Y aunque estadísticamente se pudiera decir que un estado tiene más habitantes que otro y que la penetración va por caminos distintos, en la realidad existen muchas complicaciones para que el avance de los servicios vaya en la misma dirección…” se extrae del artículo.

Puede leer el artículo en su totalidad a continuación:

La televisión por suscripción en Venezuela sigue creciendo, a pesar de las grandes limitaciones que tienen los proveedores de servicios en temas como la adquisición de divisas para soportar la demanda y en permisología para seguir expandiendo sus redes (proveedores de Cable), entre otras calamidades.

Según cifras del regulador Conatel, al cierre del segundo trimestre del año, un 52,35% de los hogares venezolanos contaban con servicios privados de TV, con un crecimiento en el último año de 11,41%, es decir que poco más de 3,79 millones de hogares disfrutaban de algo más que las telenovelas y los contenidos de la TV venezolana, la mayoría de ellos escasos en propuestas creativas, de entretenimiento y formación de valores.

Pero las diferencias que existen entre la penetración de los servicios por estados en el país opacan cualquier cifra positiva, aun cuando en comparación con América Latina, Venezuela en servicios de TV paga no está tan grave como en otros segmentos de servicios de telecomunicaciones.

Y es que mientras que, por ejemplo, en Nueva Esparta, la penetración alcanza 98% de los hogares, en estados como Yaracuy no supera el 33%. Y aunque estadísticamente se pudiera decir que un estado tiene más habitantes que otro y que la penetración va por caminos distintos, en la realidad existen muchas complicaciones para que el avance de los servicios vaya en la misma dirección, entre ellos limitaciones de expansión de redes ordenadas por alcaldías y municipios (cobro de impuestos, comisiones, etc), escasez y limitación en la entrega de divisas para importar infraestructura y equipamiento y, por supuesto, interés particular de los proveedores por lanzar sus redes en zonas que tengan mayor disponibilidad de clientes de adquirir los servicios (zonas urbanas).

Es por ello que existe una diferencia enorme en la penetración de los servicios de TV paga entre algunas zonas del país y pareciera que existe poco interés en cambiarla, aunque con el despliegue de servicios satelitales y más proveedores en esa nueva oferta las cosas tendrían que comenzar a cambiar. Solo por poner un ejemplo, en el estado Zulia, uno de los de mayor población del país, la penetración de la TV por suscripción alcanza el 39,34% de los hogares, mientras que en el estado Miranda, otro de los más poblados del país, la penetración supera el 61%. Con los nuevos oferentes satelitales, es probable que los números comiencen a mejorar, pero para ello deben existir reglas de juego claras.

Y es que en el país existen otros problemas que limitan el crecimiento más rápido de los servicios. Por ejemplo, no todos los proveedores gozan de equipamiento al mismo tiempo y, mientras que a uno le otorgan divisas para importar infraestructura y equipos, al resto lo dejan desnudo. Así, en un trimestre, un proveedor x puede convertirse en el líder en ventas, pues dispuso de equipos, mientras que para el próximo trimestre la competencia es para el que logra la mayor cantidad de suscriptores en el país.

Esa distorsión también conlleva a que los clientes potenciales no se decidan por el mejor proveedor sino por el que dispone de equipos cuando deciden convertirse en clientes de TV en Venezuela.

En el país, además, debe contabilizarse a los miles que disfrutan la TV sin pagar, que podrían llevar la penetración a más del 70% y a los proveedores piratas, sobre todo en provincia, que se roban la señal y la distribuyen a precios más bajos. Quizás ellos son los grandes beneficiados de clientes que no se suman a los servicios legales, pero que disfrutan la TV a precios más bajos y no aparecen en las estadísticas, haciendo que sus zonas se consideren las más desamparadas en servicios.

Por Tal Cual