Así de catastrófico sería si la Tierra aumentara su velocidad de rotación

Foto: ActualidadRT

(Caracas, 19 de mayo. Noticias24).- La velocidad de giro de nuestro planeta depende de la posición en la que se encuentre, así lo recuerda la revista “Popular Science” en uno de sus artículos. Si bien la Tierra gira más rápido mientras se acerca más al Ecuador, un cambio en su rapidez podría traer consigo trastornos geológicos y climáticos.



style="display:inline-block;width:300px;height:250px"
data-ad-client="ca-pub-5621240622619365"
data-ad-slot="3467733937">

Las interrupciones en el espectro comunicacional y aumentos en los niveles marítimos serían algunos de estas modificaciones, las cuales serían más severas a medida que sea mayor la velocidad de giro.

El Ecuador es una línea imaginaria perpendicular al eje de rotación y que divide los hemisferios norte y sur del planeta terrestre. En esta franja, la duración del día es ligeramente mayor a otra parte de la superficie, como por ejemplo Nueva York.

Si se acelerara la rotación de la Tierra en 2 kilómetros por hora, el nivel del mar en torno al Ecuador aumentaría unas pocas pulgadas. “Podrían pasar algunos años en notarse”, indica Witold Fraczek, analista de ESRI, empresa diseñadora de software de Sistemas de Información Geográfica (GIS).

Por su parte, las complicaciones en las comunicaciones serían más fáciles de percibir. Al orbitar con una velocidad desigual a la de la rotación de nuestro planeta, los satélites geosestacionarios dejarían de conservar sus posiciones debido a un desequilibrio en su rumbo.

Esto significaría que las conexiones por satélite, la difusión televisiva y las operaciones militares y de Inteligencia podrían quedar interrumpidas, al menos temporalmente.

Si bien esto afectaría el bienestar de la humanidad, “no debería ser catastrófico para nadie”, según Fraczek, aunque aumentarían en peligrosidad cuanto más rápido la Tierra gire en su eje.

Ingravidez

La gravedad es la responsable de contrarrestar la fuerza centrífuga que es creada por la rotación de la Tierra e intenta lanzarnos fuera del planeta. Nuestra permanencia en la superficie depende de que la gravedad sea mayor a esta.

En un escenario donde la Tierra girara más deprisa, la fuerza centrífuga aumentaría de manera significativa, siendo capaz de poder expulsarnos hacia el espacio, explica el astrónomo de la Nasa Sten Odenwald.

Odenwald calcula que si el Ecuador acelera hasta alcanzar los 28.390 kilómetros por hora, la fuerza centrífuga sería lo suficientemente grande como para que fuéramos ingrávido.

Un constante desfase horario

Por su parte, con un aumento de la velocidad en 2 kilómetros por hora, el día se acortaría solo en torno a dos minutos. Aunque exista un cambio, nuestros relojes biológicos probablemente no lo notarían.

Sin embargo, si girásemos 150 kilómetros por hora más deprisa, un día duraría tan solo 22 horas y la ausencia de dos horas requeriría un ajuste casi imposible para nuestros organismos. El cambio de la longitud del día probablemente arruinaría las plantas y también afectaría a los animales.

Huracanes más fuertes

Si la rotación de la Tierra se acelerara lentamente, no notaríamos una gran diferencia en los vientos y en los patrones climáticos.

Pero, si la velocidad se incrementara de forma más drástica, el clima se volvería mas extremo y más destructivo. “Los huracanes girarían más rápido” y “habría más energía en ellos”, subraya Odenwald.

Inundaciones

Un aumento extra de la velocidad en el ecuador haría que el agua en los océanos comenzara a acumularse allí. Con un aumento de 100 kilómetros por hora, el ecuador comenzaría a ‘ahogarse’.

“Creo que la cuenca del Amazonas, el norte de Australia, por no hablar de las islas en la región ecuatorial, se sumergerían bajo el agua”, insiste Fraczek, que aclara que con el doble de velocidad en el ecuador, lo que haría que la Tierra girase 1.600 kilómetros por hora más deprisa, el escenario sería claramente “un desastre”.

Terremotos

A velocidades muy rápidas, la corteza terrestre también se desplazaría, aplastándose en los polos y elevándose alrededor del ecuador.

“Tendríamos terremotos enormes”, concluye Fraczek. “Las placas tectónicas se moverían rápidamente y eso sería desastroso para toda la vida en la Tierra”, advierte.

Con información de ActualidadRT