¡Interesante! Curiosidades sobre la Luna

Foto: Issuespost

(Caracas, 05 de diciembre. Noticias24).- La luna de la Tierra, el único lugar más allá de la Tierra que ha pisado el hombre, es la quinta luna más grande del sistema solar y el objeto más brillante y más grande de nuestro cielo nocturno.

Estas primeras pinceladas sobre la Luna es posible que ya las conocieras, al igual que el hecho de que cause también mareas, por ejemplo, que han creado una guía que ha servido a los humanos durante miles de años.

El hecho de que se denomine simplemente Luna, a pesar de que sabemos que existen muchísimas más, es precisamente porque cuando se descubrió en el cielo, se desconocía el hecho de que existían otras lunas. No fue hasta 1610 cuando el conocido astrónomo italiano Galileo Galilei observó cuatro lunas en órbita alrededor de Júpiter, cuando nos dimos cuenta de ese detalle. Sea como fuere, nuestra Luna sigue representando el único satélite natural que posee nuestro planeta azul.

Respecto a su tamaño, la Luna es 400 veces más pequeña que el Sol; sin embargo, está 400 veces más cerca de la Tierra, de ahí que el tamaño aparente de ambos cuerpos vistos desde la Tierra sea prácticamente el mismo.

Entre otras cosas, el cambio de la posición de la Luna con respecto del Sol da lugar a las fases de la Luna. Cuando la Luna se encuentra entre la Tierra y el Sol, no podemos ver la Luna, de ahí que a esta fase se denomine Luna Nueva. Cuando la Tierra está entre el Sol y la Luna, la parte de la Luna más cercana a la Tierra es la mitad iluminada, de ahí que denominemos a esta fase Luna Llena. Por último, cuando la Luna está en posiciones intermedias, vemos únicamente un cuarto de la Luna, de ahí que extraigamos la fase de cuarto creciente o menguante, dependiendo si la parte iluminada visible desde la Tierra tiende a crecer o a menguar.

Aquí te mostramos algo aún más interesante sobre la Luna

Pinceladas sobre la Luna

La luna es el objeto celestial más fácil de encontrar en el cielo nocturno, desapareciendo de nuestra vista apenas unas pocas noche. La Luna tarda 27,3 días en rotar sobre su eje y en orbitar la Tierra. Aunque es un satélite de la Tierra, la Luna, con un diámetro de aproximadamente 3.475 kilómetros, es más grande que Plutón. Debido a su tamaño, tiene un gran efecto en el planeta.

Foto: Perú

¿Por qué el nombre de Luna?

Su nombre es el producto de la voz latina Luna -empleada por los romanos y Artemisa y luego Selene, por los griegos-. Este origen clásico de la palabra latina luna era una contracción de lucina, que al igual que lux (luz) procedían de la raíz indoeuropea leuk-. Así, originalmente, la voz luna significaría “la luminosa, la que ilumina”.

¿Cómo se forma la Luna?

La teoría principal del origen de la luna es que probablemente se formó después de que un cuerpo del tamaño de Marte colisionó con la Tierra hace unos 4.500 millones de años. Los desechos resultantes de la Tierra y del objeto que impactó se acumularon para formar nuestro satélite natural a 384,000 kilómetros de distancia.

Foto: newscientist

La Luna es polvorienta y abrasiva

Lo cierto es que darse un paseo por la superficie de la Luna no es nada atractivo para empezar. El polvo con el que nos topamos en la superficie lunar es un material abrasivo, pegajoso y como podéis imaginar, nada saludable para respirar. Estas características hacen del polvo de la Luna un material peligroso a la par que molesto tanto para los equipos como para el vestuario y la supervivencia de los potenciales astronautas: el polvo se pega a todo.

Foto: ashesofcreation

La creencia popular sobre la Luna y la locura

Esta creencia popular de que en la fase de luna llena tienen lugar cambios fisiológicos en el ser humano que lo conducen a un estado de locura, no tiene base científica alguna. Un equipo de investigadores de la Universidad Laval en Quebec (Canadá) examinó la relación entre las fases lunares y el número de pacientes que acuden a urgencias con problemas psicológicos. Investigaron ataques de pánico, trastornos de ansiedad y del estado de ánimo o pensamientos suicidas contrastándolos con calendarios lunares. La conclusión es que no tiene nada que ver la luna llena con nuestra alteración psicológica. Adiós al mito. La Luna no incrementa la locura.

Foto: Xataka

Composición de la superficie

La luna es rocosa. Su superficie está salpicada con cráteres formados por impactos de asteroides hace millones de años. La composición promedio de la superficie lunar es: aproximadamente un 43% de oxígeno, 20% de silicio, 19% de magnesio, 10% de hierro, 3% de calcio, 3% de aluminio, 0.42% de cromo, 0.18% de titanio y 0.12% de manganeso.

Foto: nbcnews

La Luna no es redonda

La luna no es redonda (ni esférica), sino que tiene forma de huevo. Si miras con atención hacia nuestro satélite, verás que uno de los extremos pequeños te está apuntando directamente. Y el centro de masa de la luna no está en el centro geométrico del satélite; está unos 2 kilómetros fuera del centro.

Foto: Muy interesante

Eclipses lunares

Durante los eclipses, la luna, la tierra y el sol están en línea recta, o casi. Un eclipse lunar tiene lugar cuando la Tierra se encuentra directamente o casi directamente entre el Sol y la Luna, y la sombra de la Tierra cae sobre la luna. Los próximos eclipses lunares serán: el 31 de enero de 2018, que podremos disfrutar de un fantástico eclipse lunar total y el 27 de Julio de 2018.

Foto: Muy interesante

Árboles de la Luna

Más de 400 árboles en la Tierra vinieron de la Luna. ¿Cómo es posible? En 1971, el astronauta del Apolo 14 (la octava misión tripulada del programa Apolo) Stuart Roosa se llevó consigo una gran cantidad de semillas y, mientras los expertos Alan Shepard y Edgar Mitchell estaban ocupados paseando por la superficie, Roosa guardó sus semillas. Posteriormente, estas semillas regresaron a la Tierra y germinaron, plantándose en varias localizaciones repartidas por todos los Estados Unidos (como parte de las celebraciones por el Bicentenario de la Independencia de Estados Unidos), de ahí que llegaran a llamarse ‘los árboles de la luna’. La mayoría de ellos crecen fuertes y sanos. Las semillas fueron proporcionadas por el Servicio Forestal de EE.UU y el viaje a la Luna no provocó ningún cambio en las semillas.

Con información de Muy interesante