×

Robot humanoide hará viaje sin retorno en el último vuelo del Discovery (+Video)

Video: cortesí­a de Youtube

La NASA se alista para enviar a la órbita terrestre un robot humanoide, el primero en su tipo diseñado especí­ficamente para la exploración espacial.

El Robonaut 2 —o R2 como se le dice de cariño— hará esta semana un viaje sin retorno a la Estación Espacial Internacional en el último vuelo del transbordador Discovery.

La NASA confí­a en que esta maravilla electromecánica de 2,5 millones de dólares algún dí­a sirva de ayudante a los astronautas de carne y hueso que se encuentren en órbita.

La agencia estadounidense imagina un futuro en el que Robonaut realice las tareas de limpieza en la estación espacial, pase horas afuera en el calor o frí­o extremos mientras sostiene pacientemente herramientas para los astronautas en una caminata espacial, y se ocupe de emergencias como fugas tóxicas o incendios, afirman sus creadores.

La importancia de Robonaut estriba en que sus sucesores abrirí­an brecha a los humanos porque tendrí­an capacidad incluso de explorar asteroides, Marte u otros mundos.

La aventura dará inicio el miércoles por la tarde, cuando se espera que despegue el Discovery con seis tripulantes como compañeros de Robonaut.

Los jefes de misión autorizaron el lunes la nueva fecha del lanzamiento de la nave. La cuenta regresiva para el despegue del Discovery fue aplazada dos dí­as debido a las reparaciones que tuvieron que hacerse tras la detección de fugas de combustible en la nave.

“Aunque tal vez apenas sea un pequeño paso para este robot, en verdad constituye un salto gigante para la robótica”, dijo Rob Ambrose, jefe adjunto de la división de automatización, robótica y simulación del Centro Espacial Johnson, en Houston.

Fotografí­a facilitada por la NASA que muestra a dos robots Robonaut 2 en Houston. El Robonaut 2 será enviado a la Estación Espacial Internacional en el último vuelo del transbordador espacial Discovery. El despegue del transbordador está previsto para el miércoles 3 de noviembre del 2010. (AP foto/NASA, Robert Markowitz)

Por ahora, a R2 aún le faltan las piernas, pero su torso mide un metro un centí­metro (tres pies cuatro pulgadas) de alto y pesa casi 150 kilogramos (330 libras).

El robot será sometido a pruebas en un ambiente sin gravedad anclado a un pedestal. Para 2011, la NASA espera enviar sus piernas y equipo con mejoras para que pueda salir realizar caminatas espaciales.

R2 está hecho de aluminio y fibra de carbono chapada en ní­quel, y tiene más de 350 sensores eléctricos, lo que le permite sentir incluso una pluma con sus dedos.

Fue construido mediante cooperación entre la NASA y General Motors.

Ví­a AP