Las “confesiones” de Aponte Aponte en EE UU: “Hablo ahora porque fui vilmente traicionado”

Video: Youtube / SoiTV

(Caracas, 18 de abril. Noticias24) El exmagistrado del Tribunal Supremo de Justicia Eladio Aponte Aponte se encuentra en Estados Unidos, país al que llegó ayer de la mano de la agencia antinarcóticos DEA. Aponte Aponte ofreció una entrevista a la televisora de Miami SoiTV, de la cual se desprenden impactantes declaraciones.

Asegura que recibió llamadas de funcionarios del Gobierno

Aponte Aponte aseguró a la televisora estadounidense que recibió llamadas de altos funcionarios del gobierno de Chávez para actuar sobre determinados casos.

“De Luisa Estella Morales (Presidenta del TSJ) recibí infinidad de llamadas” sobre casos en curso para que “buscara jueces idóneos” y manipular “más de un” caso, reveló Aponte Aponte.

Al consultarle un ejemplo de estas llamadas dijo que el único que recuerda es de un “diputado que le dicen Mazuco, ese caso fue más o menos (…) buscaron un preso, lo encapucharon y lo pusieron como testigo para que dijeran que este señor le dijo que mataran a otro”.

¿Por qué habla ahora?

Aponte Aponte ya no está en Venezuela, lo que levanta interrogantes sobre sus razones para decidir hablar sobre lo que pasa en el sistema de justicia venezolano.

“Yo se que me van a tildar de traidor y lo asumo, pero yo fui vilmente traicionado, fui vilmente manipulado”, dijo el exmagistrado argumentando que esto pasó porque creía en el proceso revolucionario.

Consideró que una “muestra” ha sido lo que pasó en la AN, lo que pasó con el Poder Moral, entes que pidieron removerlo de su cargo.

La traición en su contra vino por parte de sus “camaradas”.

“Antes sí me llamaban, yo los llamaba, nos reíamos. Ahora nadie quiere ni verme la cara”.

El caso Makled

Con respecto a las razones por las cuales cree que se rompió la relación que tenía con el gobierno dijo que “a lo mejor fue por casos en los que no me presté para manipular”.

Dijo que el caso Makled “le sirvió a ellos como anillo al dedo para someterme al escarnio público”.

Aseguró además que nunca recibió dinero de Walid Makled y que tampoco firmó el “supuesto carnet” que le decomisaron al presunto narcotraficante.

Dice que en el Poder Judicial no hay autonomía

Asimismo, confesó que “colaboró” para remover a altos funcionarios de sus puestos y recibía una bonificación por eso.

Señaló que hay una “componenda” entre la presidenta del TSJ y la Fiscal General de la República. Así, apuntó que la llamada “Banda de Los Enanos” trabaja con la Fiscalía.

Ante la pregunta sobre si la justicia se puede comprar en Venezuela, el ex juez dijo que “tal vez, en algunos casos sí lo han hecho”.

“En el Poder Judicial, tal autonomía no la hay. Es una falacia”, indicó el exmagistrado.

En este orden de ideas, también dijo que la justicia en Venezuela es de “plastilina” pues se puede “modelar”.

Supuestas reuniones de altos funcionarios para decidir las “líneas” de la justicia

“Todos los fines de semana, especialmente los viernes en la mañana, hay una reunión en la Vicepresidencia (…), con la presidenta del TSJ, Fiscal General, la Procuradora, la Contralora, presidente de la Asamblea Nacional (…) y una que otras veces va uno de los jefes de los cuerpos policiales. De allí es donde sale la directriz de lo que va a ser la justicia, salen las líneas conductoras de la justicia en Venezuela.”

En las reuniones se hablaría sobre los casos pendientes y “qué hacer” con ellos.

Admitió que él asistió “varias veces” a dichas asambleas, y recordó que logró sus ascensos en el país, “siendo fiel al Presidente, y no a la Constitución”.

“Había un grupo preferido y son esos que llamaban a los jueces, Castillo, Mejía, llamaban a los jueces y si no hacían lo que pedía el fiscal amenazaban: “voy a hacer que te boten”.

“Yo creo que los fiscales sí extorsionaban, porque en el caso de los banqueros pasó algo muy curioso. Los grandes banqueros se fueron del país y solo se quedaron personal de segunda y de tercera. A esos fue a los que capturaron”.

Sobre el narcotráfico y las Farc

Cuestionado sobre si tiene información de altos funcionarios del gobierno vinculados con el narcotráfico, Aponte Aponte solo dijo que manejó y maneja mucha información.

Ante la insistencia de la periodista, dijo que no sería conveniente revelar nombres, por ahora.

Cuando se le preguntó si está vinculado personalmente con el narcotráfico, se defendió. “El único vinculado al narcotráfico con quien yo me relacioné fue Walid Makled, pero desconocía sus actividades”.

Así, sugirió a la periodista que “busque las estadísticas del tráfico internacional y vea por dónde está saliendo la droga en Venezuela y yo no dudaría que es Puerto Cabello”.

Al ser consultado si tenía conocimiento de tratos entre el gobierno nacional y las FARC, Aponte Aponte respondió que la instrucción que recibió fue “que a esos hombres ni los viéramos”.

En cuanto a casos de narcotráfico, el exmagistrado dijo que unos cuatro años atrás recibió llamadas del “director del DIM, Rangel Silva, Baduel. Había vinculos con el Presidente”.

Detalló un caso en particular: dijo que uno de los cargamentos de droga estuvo guardado en un cuartel del Ejército venezolano. La misma provenía de Colombia y tenía como destino el centro del país.

Señaló al general Clíver Alcalá de ser “el zar de la droga” junto con el director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA), Néstor Reverol.

En cuanto al caso de la presunta droga de Maggino, la periodista le hizo la siguiente pregunta: “¿Presidencia de la República le pidió que favoreciera ese caso de narcotráfico?” Ante esto, Aponte asintió con la cabeza y dijo que además Carvajal, Rangel Silva, (Raúl Isaías) Baduel y el almirante Aguirre lo exhortaron a colaborar con el mencionado caso de narcotráfico.

“No voy a pagar por un delito que no cometí”

“Venezuela está a tiempo de recuperarse”, dijo Aponte Aponte al país, al tiempo que aseguró que la nación puede tener un futuro “más democrático”.

Como hombre asumo la responsabilidad y si lo hice mal, asumo mi culpa y si es de pagar por ello, pago por ello. Pero no voy a pagar por un delito que no cometí”, en referencia al caso Makled.

“Si me dan garantías en Venezuela, con mucho gusto me presento allá”

Aponte Aponte reveló que hasta ahora no ha colaborado con el gobierno de Estados Unidos, pero indicó que “si es para aclarar la justicia y lavar mi nombre, lo hago”.

Sobre la posibilidad de regresar a Venezuela indicó: “¿Tengo garantías? ¿Me dan garantías? Si me dan garantías, con mucho gusto me presento allá”.

“Conociendo el sistema por dentro, cómo funciona y cómo se maneja, no creo que haya alguna garantía, al menos no para mi caso”.

Dijo que en Venezuela tendría temor de caminar por la calle, por la inseguridad y por lo emblemático de su caso, agregando su temor a ser víctima de un hecho delictivo como el sicariato.

En Venezuela “sí hay presos políticos”

Uno de los puntos álgidos de la conversación ocurrió cuando la periodista Verioska Velasco le preguntó si en Venezuela hay presos políticos.

Hay gente que la orden es no soltarlas… el caso de los comisarios. La orden viene de Presidencia para abajo”.

Al hablar del caso de la jueza María Lourdes Afiuni, dijo que es “una mujer muy valiente” y que forma parte de los juristas que “representan bien al sistema judicial”.

“Por la justicia hay que luchar, hay que enseñarle el camino a esa dama ciega” esgrimió en una prolongación de su voz temblorosa el magistrado quien confesó haber sido traicionado por sus camaradas, “nadie quiere verme la cara, los llamo y no me responden”, dijo sobre personas sin identificar.

“No tengo cuentas en ningún lado”

Uno de los señalamientos en su contra es que posee millonarias cuentas en Estados Unidos y que su hija sería su testaferra.

Sobre esto se limitó a decir: “no tengo cuenta en ningún lado”. En cuando a si su hija actuaría como su testaferra, increpó: “que lo averiguen, que vean dónde están los reales”.

¿Qué hará ahora Aponte Aponte?

El exmagistrado del Tribunal Supremo de Justicia dijo que ahora dedicará sus días a escribir, tal vez sus memorias.

Trataré de subsanar en los años que me quedan de vida el daños que hice, esa es mi penitencia”.

Detalles del caso

El exmagistrado del Tribunal Supremo de Justicia Eladio Aponte llegó a Costa Rica el 2 de abril, luego de ser destituido por la Asamblea Nacional de Venezuela por la relación que aparentemente tenía con el supuesto narcotraficante Walid Makled, reseñó AP.

El viceministro de Seguridad y jefe de la Dirección de Inteligencia y Seguridad, Mauricio Boraschi informó a los medios que Aponte partió en un avión del Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA).

Boraschi recordó que el exjuez ingresó a Costa Rica como turista y salió luego de realizar gestiones directas con la DEA de las que no ofreció detalles.

Aponte fue destituido el 20 de marzo por la Asamblea Nacional de Venezuela por su amistad con Makled y se le investiga por expedir una credencial que identificaba a Makled como su asistente cuando él ejercía como titular de la Fiscalía General Militar de la República.