Publicado el 02 de may de 2012 2:28 pm |

  comentarios

Foto: Prensa Miraflores

(Caracas, 2 mayo Reuters) – El presidente venezolano, Hugo Chávez, designó a varios de sus aliados como integrantes de un nuevo organismo que se encargará de asesorarlo, en momentos de debate nacional sobre la posible sucesión por sus frecuentes ausencias mientras se trata del cáncer que padece.

El militar retirado de 57 años viajó nuevamente a Cuba el lunes a proseguir su tratamiento de radioterapia, tras un discurso público en que se mostró muy emotivo al anunciar su partida a cinco meses de la elección presidencial.

El nuevo Consejo de Estado, una figura creada en la Constitución de 1999 pero que no se había activado hasta ahora, está encabezado por el vicepresidente Elías Jaua e integrado por un ex vicepresidente, dos diplomáticos, un diputado, el ex Defensor del Pueblo y un militar de alto rango.

Los nombramientos, que fueron decretados por la Presidencia según la Gaceta Oficial que circuló el miércoles, se producen pocos días después de que el propio Chávez anunciara que activaría el organismo con la primera tarea de pronunciarse sobre la salida de Venezuela de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh).

“Pido al señor vicepresidente que aceleremos la instalación de este Consejo de Estado”, dijo Chávez tras anunciar que el ex vicepresidente José Vicente Rangel, uno de sus mayores aliados, y el diputado Luis Britto García integrarían la instancia.

Según la Constitución, el Consejo de Estado es un “órgano superior de consulta del Gobierno y de la administración pública nacional”, por lo que puede recomendar políticas en aquellos asuntos que resulten trascendentales a juicio del Presidente.

Sus atribuciones, entre ellas emitir opinión sobre políticas públicas y asuntos de Estado y evaluar proyectos de ley, están reglamentadas en una ley especial promulgada en febrero, que establece su autonomía.

La recaída de Chávez, que a fines de febrero se sometió a una operación para remover un tumor que reapareció en el sitio donde ya había sido intervenido a mediados del 2011, ha sembrado dudas sobre la condición del mandatario y la posible necesidad de sucesión.

Las postulaciones a las elecciones del 7 de octubre serán recibidas por el Consejo Nacional Electoral del 1 al 11 de junio, última fecha que tendría Chávez para formalizar su candidatura.

Mientras la oposición presiona para que Chávez nombre un sustituto durante sus frecuentes ausencias, sus ministros han insistido en que el Presidente sigue capacitado para gobernar, incluso desde La Habana, en donde ha cursado la mayor parte del tratamiento para combatir un cáncer en la zona pélvica.

El oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) ha repetido que el mandatario es y seguirá siendo su candidato, aunque en un foro celebrado la semana pasada por miembros de su comando de campaña, algunos dirigentes expresaron preocupación ante un posible escenario sin Chávez.

La oposición ha rechazado contundentemente la posible salida de Venezuela de la Cidh, a la que Chávez acusó de respaldar al breve gobierno del empresario Pedro Carmona, quien asumió la presidencia entre el 11 y el 13 de abril del 2002, tras alegar que hubo un “vacío de poder”.

Antes de la designación de los miembros del Consejo de Estado, Chávez ordenó el mes pasado la creación de un “comando antigolpe” que neutralizaría cualquier intento de desestabilización de la oposición antes o durante las elecciones.