Publicado el 01 de nov de 2011 7:29 pm |

  comentarios

Foto:Ministerio Público

La contundencia de la acusación del Ministerio Público (MP) obligó a Gustavo Hernández Arias (21) a admitir su responsabilidad y fue condenado a 17 años y 6 meses de prisión por la muerte de Marú Ávila (46) y de su hija de 15 años, en San Agustín del Norte, Caracas.

Los cuerpos de ambas víctimas fueron hallados el 6 de noviembre de 2010 en estado de descomposición.

Durante la audiencia preliminar, la Fiscalía 148° con competencia para intervenir en las fases Intermedia y de Juicio del Área Metropolitana de Caracas (AMC), ratificó la acusación contra dicho hombre por el delito de homicidio calificado en relación con la la señora Marú Ávila.

Igualmente, se ratificó la acusación contra Hernández Arias por la comisión del delito de homicidio calificado en grado de complicidad correspectiva en la muerte de la hija de 15 años, uso de adolescente para delinquir y privación ilegítima de libertad.

Por otra parte, la representación del MP ratificó la acusación contra Everlyde Santiago de Navas (40) y su hija Kelydin Paola Navas Santiago (20), por la comisión del delito de encubrimiento en ambos homicidios.

El ahora condenado se encuentra en el Internado Judicial de Yare en el estado Miranda; y las dos mujeres, en virtud de la pena que establece el delito de encubrimiento, tienen presentación periódica ante el Tribunal cada 30 días.

Por este mismo caso, en su oportunidad el fiscal auxiliar 115° del AMC, Rafael Sivira, acusó a tres adolescentes de 15, 16 y 17 años por la comisión de homicidio calificado continuado en grado de complicidad correspectiva, cooperación simple en el delito de privación Ilegítima de libertad, lesiones personales menos graves y asociación agravada para delinquir.

Ante el Tribunal 3° de Juicio en materia de Responsabilidad Penal del Adolescente, la joven de 17 años y los otros dos muchachos de 15 y 16, decidieron admitir los hechos, por lo que fueron condenados a 3 años y 4 meses, pena que cumplen en el Centro de Detención Inicial “José Gregorio Hernández”, en Antímano.

De acuerdo con la investigación, Hernández, primo de las víctimas, ingresó a robar junto con dos adolescentes a una vivienda ubicada en las residencias Pichincha, en San Agustín del Norte, parroquia San Agustín.

Sin embargo, fueron sorprendidos por Marú Coromoto, dueña del inmueble, razón por la que fue sometida por los agresores y posteriormente estrangulada.

Al darse cuenta de la situación, la víctima adolescente de 15 años ingresó al cuarto donde ocurría el hecho, siendo sometida y muerta por asfixia mecánica.

Los vecinos del edificio, preocupados por la actitud sospechosa de Hernández y por el mal olor que salía del apartamento donde se encontraban los cadáveres, se comunicaron con el Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas, cuyos funcionarios se apersonaron de inmediato en el sitio y hallaron los cuerpos sin vida de madre e hija.

Vía Ministerio Público

Venezuela » en esta sección

buscador