Fuente AP: Aponte Aponte está en contacto con la DEA. Se espera su declaración pública en EE UU

Foto: AFP/ San José

WASHINGTON (AP) — El ex magistrado del Tribunal Supremo de Justicia venezolano Eladio Aponte se encuentra en Estados Unidos, en contacto con la DEA y se pronunciará públicamente sobre los vínculos de miembros del gobierno venezolano con el narcotráfico y actos de corrupción, dijeron el miércoles a la AP dos funcionarios estadounidenses.

Hablará cuando termine la reubicación de sus parientes

Uno de ellos dijo que el ex magistrado venezolano hablará una vez que haya concluido la reubicación física de algunos parientes para salvaguardar su integridad física.

“En las próximas semanas Aponte estará listo para hablar públicamente, una vez que haya concluido la reubicación de sus seres queridos”

Aponte, quien ya ha dicho públicamente poseer evidencias sobre la participación de miembros del gobierno venezolano en narcotráfico y otros delitos, sería el ex funcionario de más alto rango del país sudamericano en compartir información con las autoridades estadounidenses hasta el momento.

El alto funcionario estadounidense, quien pidió anonimato para comentar sobre el caso sin poner en riesgo a varias personas, dijo a AP que Aponte actualmente está en contacto con la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA) y el Departamento de Justicia.

“Si las gestiones avanzan sin contratiempos, en las próximas semanas Aponte estará listo para hablar públicamente, una vez que haya concluido la reubicación de sus seres queridos”, dijo. “Proteger a la familia es algo lógico que haría cualquier persona. Nosotros también queremos hablar sobre esto, pero necesitamos estar listos para hacerlo”.

EE UU no ha anunciado cargos contra el exmagistrado

A diferencia del sistema judicial en la mayoría de naciones latinoamericanas, el estadounidense concede a un acusado la posibilidad de obtener penas reducidas si comparte información valiosa que facilite la condena de personas con mayor valor en el proceso de investigación.

Hasta el momento, las autoridades estadounidenses no han anunciado cargo criminal alguno contra Aponte.

Si Aponte suministra a las autoridades estadounidenses evidencias de corrupción o narcotráfico entre funcionarios del gobierno de Caracas, podría convertirse en un escándalo importante que podría perjudicar la imagen internacional del presidente Hugo Chávez.

Tensión Washington – Caracas

Las acusaciones previas de Washington contra Caracas, incluyendo las denuncias reiteradas de su deficiente cooperación antinarcóticos, no ha perjudicado de manera significativa el apoyo de los venezolanos al gobierno de Chávez ni sus relaciones con otras naciones latinoamericanas.

En 2008, el Departamento del Tesoro acusó al actual ministro de Defensa, general en jefe del ejército Henry Rangel Silva y a otros cuatro allegados a Chávez de ayudar a las FARC con en operaciones de narcotráfico y suministro de armas.

Aponte Aponte y Makled

La Asamblea Nacional de Venezuela expulsó a Aponte del Tribunal Supremo de Justicia el 20 de marzo por sus presuntos vínculos con el narcotraficante venezolano Walid Makled, quien dijo el mes pasado en una aparición televisiva que pagaba a Aponte el equivalente a 70.000 dólares mensuales.

Otro funcionario con información sobre el caso también dijo a AP en Washington que Aponte ha estado en Estados Unidos cooperando con el Departamento de Justicia y la DEA desde que salió de Costa Rica en abril, y que varios cargos criminales y designaciones de narcotraficantes podrían emitirse.

Aponte está “aportando abundante información”, dijo el funcionario, quien también solicitó anonimato y precisó que la formulación de cargos criminales tardará varios meses y permanecerán confidenciales.

El funcionario describió como importantes las implicaciones de la cooperación prestada por Aponte a las autoridades estadounidenses.

Makled fue capturado en Colombia en 2010 y extraditado a Venezuela el año siguiente, donde enfrenta cargos criminales relacionados a dos asesinatos y también por los delitos de tráfico de sustancias estupefacientes, legitimación de capitales y asociación ilícita.

Tras su dimisión del Tribunal Supremo de Justicia, Aponte viajó a Costa Rica, cuyas autoridades dijeron que viajó a Estados Unidos a bordo de un avión de la DEA, que se ha negado hasta el momento a efectuar comentarios.

Al conceder una entrevista televisiva en abril, Aponte acusó a funcionarios del gobierno venezolano de tener vínculos con el narcotráfico y relató haber recibido llamadas telefónicas del presidente Chávez relacionadas a causas judiciales cuando Aponte era fiscal militar, antes de ser magistrado del Tribunal Supremo de Justicia.

Aponte ha negado haber recibido dinero relacionado al tráfico de drogas.

Chávez describió a Aponte como “un delincuente”.

Por Luis Alonso Lugo