Publicado el 27 de jun de 2012 1:41 am |

  comentarios

(Londres, 26 de junio – Nota de Prensa). El amarillo, azul y rojo de la bandera venezolana se revela en los diversos espacios del Southbank Centre de Londres. Un árabe (no es músico, ni trabaja en la institución londinense) camina con la chaqueta tricolor de la Sinfónica Simón Bolívar, mientras, en el fondo del hall de entrada, una orquesta une a músicos venezolanos con niños del In Harmony-Sistema England, proyecto absolutamente inspirado en El Sistema venezolano.

En el nivel 1, una pequeña sala dispone de dos pantallas y dos batutas para que los caminantes sueñen con ser directores por unos minutos. Unos metros más arriba, en el Royal Festival Hall, Gustavo Dudamel levanta su batuta en un ensayo abierto al público. Por cuatro días, esta vibrante institución cultural de Londres tiene una agenda a la manera como ocurre en un Núcleo del Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.

Esta es la tercera edición del programa Sounds Venezuela, organizado por el Southbank Centre de Londres. Pero esta vez, la idea no ha sido mostrar sólo el talento de los venezolanos, sino cómo los venezolanos se convierten en motor e inspiración para otros países. En este caso, Inglaterra, donde el proyecto In Harmony – Sistema England ya tiene tres núcleos. De hecho, durante estos días, los niños ingleses, provenientes en su mayoría de comunidades con importantes índices de pobreza y problemas de integración, han compartido con los músicos venezolanos en diversos talleres, clases y ensayos abiertos.

En otros espacios, el público londinense ha podido enterarse de qué se trata una orquesta de papel, invento netamente venezolano, y han visto cómo la Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela ha madurado desde aquella explosiva participación en Los Proms 2007. El pasado sábado 23 de junio, los músicos subieron una vez más al escenario del Royal Festival Hall y tocaron la Obertura Egmont de Beethoven, la Guía Orquestal para la Juventud, compuesta por el inglés Benjamín Britten (es increíble ver y escuchar tocar a Britten con tanto amor, twiteaba una periodista del diaro The Independent esa misma noche).

Los músicos venezolanos finalizaron el concierto, cuyos boletos estaban totalmente vendidos desde 2011, con la Sinfonía N° 3 “Heroica”, de Beethoven, obra incluida en su más reciente grabación con el sello Deutsche Gramophone. Los aplausos de pie vinieron de inmediato y el maestro Dudamel no prosiguió con un bis acostumbrado. Tomó el micrófono para aclarar que es muy difícil tocar algo luego de interpretar la “Heroica”, pero que lo harían porque llevaban a Londres en su corazón: lo que sonó fue el sutil “Nimrod” de las Variaciones Enigma de Edward Elgar. El largo silencio final cambió los acostumbrados fuegos artificiales por magia dulce que no se disipa fácilmente en los rincones de la memoria.

El domingo 24 de junio, fue una larga jornada para los músicos venezolanos: en la mañana, jóvenes directores como Joshua Dos Santos, Eduardo Salazar y los adolescentes Jesús Parra y Manuel Jurado, dirigieron un concierto dedicado al repertorio popular venezolano y latinoamericano. Fue el momento para recordar las chaquetas tricolor, para que se gritara el nombre de Venezuela, para que se sintiera el orgullo venezolano.

En la tarde de ese día de fiesta nacional, se formó en Londres una orquesta de voluntarios. Los venezolanos se anotaron de primeros. El hall de entrada del Southbank Centre se encontraba casi a tope de músicos que no estaban pendientes de nacionalidades sino de partituras. Unas horas después el Cuarteto de Cuerdas Simón Bolívar daba un concierto en el Queen Elizabeth Hall y hora y media más tarde, el Ensamble de Percusión Atalaya dejaba boquiabiertos a más de un espectador con un concepto musical que incluye mucha invención, conocimiento profundo de los instrumentos, diversión, y pasión por lo que hacen sus integrantes.

El Ensamble de Metales de Venezuela, agrupación que ha sabido ganarse al público europeo, cerró la noche bajo la dirección del famoso Thomas Clamor, trompetista principal durante décadas de la Filarmónica de Berlín. Con las notas del Alma Llanera culminó un día memorable para el Southbank Centre de Londres y para El Sistema.

Ese mismo domingo, en otro rincón del lugar, se hacía una primera reunión de intercambio de ideas para la posible creación de El Sistema Europa. Algunos gerentes de los proyectos inspirados en El Sistema (en países como Suecia, Inglaterra, Escocia, Alemania, Irlanda, Suiza, Finlandia e Italia ) hacían apuntes sobre las primeras propuestas en torno a este tema, liderado por Marshal Marcus, Director Musical del Southbank Centre.

Honoris Causa para el maestro Abreu

La suma de resultados como los que se evidencian en Londres durante esta semana, los más de 380 mil niños que hoy integran El Sistema, perteneciente a la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita a la Presidencia de la República de Venezuela, la demostración de que la música, por sí misma, se convierte en potente agente de cambio social, pero sobre todo, por los miles de niños y jóvenes que han encontrado en la música y en las orquestas un refugio y un destino seguro para sus vidas, hicieron que el Instituto de Educación de la Universidad de Londres, una de las más importantes de Reino Unido con una vasta historia de más de un siglo, otorgara el Doctorado Honoris Causa en Literatura y Educación al maestro José Antonio Abreu.

El reconocimiento fue entregado al “educador, músico, vanguardista y visionario social venezolano” este lunes en la sede de la institución universitaria, y contó con la actuación de una de las orquestas del Programa In Harmony-Sistema England, la cual tributó al maestro Abreu con la interpretación de Mi querencia, de Simón Díaz. Chris Husbands, Director del Instituto de Educación de la London University, dijo que, “el trabajo pionero del Maestro Abreu en la creación del Sistema es mundialmente reconocido. El cree que la música genera el cambio social y debe estar al alcance de todos… (sic) Este Instituto, comprometido con el poder del aprendizaje para cambiar vidas, considera que pocas personas como él merecen un honor como el que hoy le estamos otorgando”.

El maestro Abreu, quien ha sido aplaudido antes del inicio de cada concierto del programa Sounds Venezuela, recibió en persona este nuevo Honoris Causa y lo dedicó “a todos los venezolanos quienes durante más 40 años me han acompañado, con abnegación y solidaridad admirables, en la creación y desarrollo del Sistema Nacional de las Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela”. Acotó Abreu que “El Sistema incorpora 400.000 jóvenes procedentes de la totalidad de las Provincias que conforman el territorio de nuestro país. Ellos dignifican su existencia asumiendo, desde la más tierna infancia, la transcendental condición del artista”.

“En la Cultura subyace nuestra alma esencial e identidad profunda. Trabajemos sin descanso por una educación musical enfáticamente orientada hacia la formación, la rehabilitación y el rescate de la juventud y la infancia de bajos y medianos recursos, y especialmente de aquellos que provengan de comunidades en riesgo de exclusión. De la medida en que sepamos iniciar a nuestros jóvenes y niños, y a todos nuestros ciudadanos, en la fascinante empresa de la innovación, la creatividad y de la Educación por y para el Arte, dependerá decisivamente la calidad y dignidad de todos los futuros, y la posibilidad misma de enfrentar con honor el inmenso desafió de ser, y de vivir dignamente, en Paz, Justicia y Libertad”, señaló el maestro Abreu en su discurso de aceptación.

La gira de la Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela en Londres culmina este martes 26 de junio en el Royal Festival Hall de Southbank Centre, con un concierto en el que interpretarán Rituales Amerindios, del compositor argentino Esteban Benzecry, y la Sinfonía Alpina, de Richard Strauss. Si quiere seguirlo en vivo haga click en este link ese día, a las 2:00 pm (hora de Venezuela): http://www.guardian.co.uk/music/interactive/2012/jun/21/simon-bolivar-symphony-orchestra-live-stream?intcmp=239

La gira continúa en Ámsterdam (Holanda): es la primera vez que esta generación de la OSSBV se presenta en el famoso Concertgbouw de esta ciudad. El 29 de junio ya estarán en Barcelona para presentarse al día siguiente en L’ Auditori. El 2 de julio cierran este tour europeo en Madrid.