Publicado el 24 de sep de 2012 10:11 pm |

  comentarios

Foto: Facebook César Baena

(Caracas, 18 de septiembre. Noticias24).- El pasado 5 de julio, un atleta venezolano celebró el Día de la Independencia alcanzando un Récord Guinness que dedicó al país. Se trata de César Baena, que sobre sus esquís de asfalto recorrió 2.246 kilómetros desde Estocolmo en Suecia hasta Holmenkollen en Oslo, Noruega.

Pero esta hazaña es sólo un paso en el camino de este joven de 25 años.

En un país donde el deporte rey es el béisbol y ahora cobra espacio el fútbol, puede resultar impensable que un venezolano se dedique a los deportes de invierno. Sin embargo, su sueño es clasificar a los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014, siguiendo los pasos de Iginia Boccalandro, Werner Hoeger, Julio César Camacho y Chris Hoeger, si bien todos ellos lograron participar en Luge, no en Esquí.

“El esquí es una pasión que tengo desde pequeño siempre desee practicarlo, y una vez que aprendí me gusto mucho”

“Empece a esquiar a los 17 años, cuando me fui un año a vivir a Alemania, estuve donde una familia anfitriona y ayudaba como niñero. Ellos me enseñaron a esquiar, con la confianza que le cuidaba a sus niños”, comentó sobre sus inicios en la disciplina.

Ese primer contacto con la disciplina lo enamoró, por eso continuó entrenando con el equipo militar chileno. En esos tiempos fue descubierto por un miembro de la federación austriaca de esquí que al ver su talento le sugirió irse a estudiar en Europa.

“El esquí es una pasión que tengo desde pequeño siempre desee practicarlo, y una vez que aprendí me gusto mucho”, agregó Baena, que comentó que también practicó karate en su infancia.

César asegura que un esquiador debe tener ante todo fortaleza, constancia y una capacidad para afrontar obstáculos, a esto se suma lo que el denomina “una pasión indetenible” por esta disciplina.

El difícil camino de ser un pionero

Foto: Facebook César Baena

Venezuela tiene las nieves eternas de Merida, pero no hay manera de practicar esquí nórdico, esto convierte a César en un pionero y por ahora el único esquiador venezolano de alta competencia. “Es una tarea muy difícil ser el primero, el único. También es una gran responsabilidad ya que la bandera siempre esta conmigo siempre a donde vaya”, dijo al respecto.

Reconoce que este puede ser un camino complicado, pero hoy cuenta con reconocimiento y le impulsa el sueño olímpico. “Al principio si fue muy solitario, hoy en día cuento con el apoyo de Ski Alliance, donde entreno con otros atletas y tengo el apoyo de algunos de los mejores en el mundo”, comentó.

“Al principio si fue muy solitario, hoy en día cuento con el apoyo de Ski Alliance, donde entreno con otros atletas y tengo el apoyo de algunos de los mejores en el mundo”

Entre sus mentores, César menciona a Werner Hoeger, Petter Northug y Dusan Kozisek. Con respecto a su permanencia en Europa, en principio contó con el apoyo de patrocinantes privados y hoy cuenta además con Cantv y el gobierno nacional, a través del Ministerio del Poder Popular para el Deporte.

La rutina diaria de César parece la de un militar, despierta muy temprano a las 6 a.m. y luego de desayunar empieza una hora de entrenamientos de fuerza. Luego le tocan las clases de sueco y tras almorzar, en la tarde entrena durante cuatro horas. Si es verano realiza entrenamientos de distancia y técnica de esquí sobre asfalto y trota. En cambio, en invierno no se baja de sus esquís.

“Al final de la tarde practicamos técnica o jugamos fútbol sobre la nieve sólo con los esquís, sin usar los bastones o esquiamos sin bastones por media hora”, explicó el joven, que luego cena, estudia y a la cama, para repetir está rutina el día siguiente. Baena resalta el estilo de vida saludable que lleva, participando en la temporada europea, en la cual compite en una ciudad distinta cada fin de semana.

“Así es la vida de un esquiador de alta competencia, semestres de 6 meses de trabajo intensivo con solo 10 días libres y trabajo de 6 días a semana de 3 a 6 horas diarias”.

La ruta olímpica y competencias internacionales

Foto: Facebook César Baena

César empezó a competir en diversas competencias de esquí desde 2006, con la vista puesta en los juegos olímpicos de Vancouver 2010. En 2009 pasó a la historia como el primer esquiador latinoamericano en participar en el Campeonato Mundial de Esquí Nórdico en Liberec, República Checa y más tarde la Copa Mundial de Dusseldorf, Alemania y en Davos, Suiza, en diciembre de ese año.

Sus resultados le permitieron soñar con la clasificación olímpica. Sin embargo, el año siguiente Europa se vio golpeada por una ola de calor que obligó a la cancelación de varias competencias. César, que estaba inscrito en pruebas en España, Grecia, Bulgaria, Bosnia y Serbia, no pudo alcanzar los puntos necesarios y quedo excluido de los juegos.

Sin embargo, con las ganas de clasificarse intactas, siguió compitiendo y en 2011 participó junto con su hermano Bernardo en el Campeonato Mundial de Oslo en las pruebas de 10 kilómetros, sprint libre, persecución, sprint en equipo y la carrera masiva de 50 kilómetros. En 2012 representó a Venezuela en Vasaloppet, una de las carreras a campo traviesa más largas del mundo.

“Para el ciclo olímpico pasado era muy principiante, hoy en día tengo experiencia y con la concentración suficiente puedo llegar muy lejos”

“Mis metas inmediatas es seguir entrenando duro y competir en Suecia, Korea, Austria, Italia, con el objetivo de promediar los puntos clasificatorios Olímpicos y participar los Campeonatos Mundiales de Esquí Nórdico en Febrero de 2013″, comentó.

“Para el ciclo olímpico pasado era muy principiante, hoy en día tengo experiencia y con la concentración suficiente puedo llegar muy lejos, Venezuela podría hacer cosas increíbles. Clasificar a los Juegos Olímpicos es como eximir en el colegio, debes promediar buenos puntajes y todo va a depender de los tiempos”, aseveró Cesar.

Por ahora, César ha empezado con notas sobresalientes el camino a Sochi 2014. “En Nueva Zelanda logre el primer puntaje promedio, que es lo que me acerca como nunca antes a la clasificatoria olímpica”.

Amor por el esquí y otras pasiones

Foto: Facebook César Baena

“Siempre seré un esquiador nórdico. Me apasiona el esquí y está demostrado por los médicos deportivos que el esquí nórdico es la disciplina que requiere el mayor consumo de oxigeno entre todas las disciplinas deportivas”, dijo César al ser consultado por los beneficios de su disciplina.  

Pero ese no es el único interés de Baena, quien afirma que también es un apasionado del cine. “Me encanta el cine, sobretodo los documentales, especiales como The Secret también me llaman la atención. Sin embargo la serie “Expedición” de Alejandro Parisca me inspiró mucho en el área de documentales”, comentó.

“Mi tocayo César “Guacharaca” Baena está ayudando a la selección muy bien”

“Me gusta también una película llamada Cool Runnings”, agregó César y no resulta sorprendente; esa película trata de unos jóvenes que clasifican a las Olimpíadas de Invierno, a pesar de ser de la tropical Jamaica.

Tambien le gusta el fútbol y apoya a la Vinotinto. “Mi tocayo César “Guacharaca” Baena (entrenador de porteros) está ayudando a la selección muy bien. Considero que tienen una gran oportunidad, son un orgullo y les doy todo mi apoyo. Buscan alcanzar su meta en el 2014 en una fecha muy estratégica”, señaló el joven, en febrero de ese año son los Juegos de Olímpicos de Sochi y unos meses después el Mundial de Fútbol en Brasil.

Recientemente conseguiste un hito, entrar al libro Guinness de los Records al lograr la marca de 2.303 kilómetros recorridos sobre esquí de asfalto ¿Que te motivó a acometer esta difícil hazaña?
Si, completamos 2.303 y el libro nos valido 2.246,21 con el diploma que me entregaron. Me motivó el alcanzar una hazaña que permitiese colocar a Venezuela en la cima del deporte nórdico, en este caso con el Esquí de Asfalto por encima de los Estados Unidos, Canada, Finlandia, Suecia y Noruega. Con esto logramos hacernos respetar a nivel mundial.

¿Como fue tu preparación previa para buscar romper el récord?
Me prepare 14 meses entrenando con la bicicleta, esqui de asfalto, nado, gimnasio, esqui nordico.

Imagino que fuera del esfuerzo físico, intentar romper ese récord debió significar una prueba a tu fortaleza mental ¿Hubo algún momento en que pensaras que no podías continuar?
Si, en varias ocasiones todo estaba en contra en cuanto a la logística y tuve un accidente con un vehículo. Estaba herido, con hambre, durmiendo en una carpa, y hace mucho frío entre las 2 y 5 de la mañana pero siempre lleve a Venezuela en el corazón. Nunca pensé que no podía, daba todo de mi. 

¿Que opina tu familia de la vida que elegiste? ¿Que consejos te dan?
Al principio no solo mi familia, todo el mundo me decía que estaba loco, hoy en día con el Record Guinness y los resultados que he tenido, ya todos me felicitan incluyendo mi familia que están muy orgullosos. Ellos me aconsejan que le de con todo para conseguir los puntajes olímpicos.

¿Es lucrativo o costoso ser esquiador?
Esquiar cuesta mucho por el tema de los hoteles y los traslados, la logística de competencias y el pago del entrenador. Es sumamente costoso ser esquiador, aunque para mi es la mejor inversión que puede hacer cualquier patrocinante.

¿Cuales son tus planes una vez culmine tu carrera deportiva?
Todavia no tengo nada pensado. No quiero terminar todavía, quiero seguir por mucho tiempo.

¿Te gustaría impulsar la practica de estos deportes de invierno ayudando a otros venezolanos?
Primero quiero llegar a lo más alto que pueda a nivel individual para con esta experiencia ayudar a otros a iniciarse en el esquí y conseguir buenas posiciones para Venezuela.

Por Amílcar Trejo Mosquera / Noticias24