Publicado el 15 de oct de 2012 6:19 am |

  comentarios

(Caracas, 15 de octubre. Noticias24) Durante una entrevista realizada por el periodista Mario Villegas en su columna “Puño y Letra”, el actor Gustavo Rodríguez, señaló que “los artistas no se meten a la política por necedad”.

“Capriles hizo un extraordinario trabajo y esto fue un aprendizaje de liderazgo político para él, pero necesita parecerse más a la gente”, expresó.

A continuación la entrevista completa:

-¿Si usted es el primer actor de Venezuela ¿Quién o quiénes son el segundo?
-Respondo como los Beatles: No somos ni mejores ni peores, somos únicos.

-¿Cómo se las ingenia para estar en sintonía con las nuevas generaciones de espectadores?
-Lo importante no es hacer las cosas populares sino ser popular. Yo me parezco a la gente.

-Siendo usted un hombre de izquierda ¿Por qué no comulga con el llamado socialismo del siglo 21?
-Porque no hemos entrado al siglo 21. Tenemos cerca de 10 años de atraso y en puertas no hay una proposición socialista real. Este es un capitalismo de estado con pretensiones totalitarias.

-¿Capriles mostró condiciones actorales equiparables a las de Chávez?
-Capriles hizo un extraordinario trabajo y esto fue un aprendizaje de liderazgo político para él, pero necesita parecerse más a la gente.

-¿Adversar frontalmente al gobierno ha afectado de alguna forma su vida personal o su carrera profesional?
-Ha afectado la carrera profesional a todo el gremio de los artistas, porque definitivamente que el gobierno tenga una idea unívoca de mandato y de concepto de la sociedad nos margina y nos excluye. En lo personal, aun estoy de duelo. No llevo luto pero estoy de duelo.

-¿A qué atribuye que la mayoría de los artistas prefieran mantenerse alejados de la política?
-En una palabra, a necedad. Si tú no te metes a la política la política se mete contigo y eso ha afectado a la totalidad de los artistas.

-¿Que la mayoría de los venezolanos haya preferido a Chávez y no a Capriles tiene una motivación clasista, pecuniaria o afectiva?
-Las tres cosas. El clientelismo político funcionó como nunca y es una política de estado. Hay una conexión afectiva con el Presidente y hay un sector duro que sí tiene una solidaridad ideológica con esta mazamorra del socialismo del siglo 21.

-¿En su próximo periodo gubernamental, el presidente Chávez estrenará una nueva telenovela o reeditará la misma con algunos retoques?
-Va a ser un remake de su telenovela. Especulará sobre su agonía personal, implorará a la divinidad para que lo acompañe y, sobre todo, esquivará el beso con la protagonista que es el quid de una telenovela: Cuando el protagonista besa a la protagonista es el final de la novela.

-¿Y en este caso quién es la protagonista?
-La masa. Volvemos al concepto de Herrera Luque: el caudillo tiene a la masa como su hembra.

-¿La función debe continuar, como dijo el Presidente durante la tragedia de Amuay?
-Lamentablemente, al pronunciar esa frase el Presidente lo que hizo fue escupir para arriba porque definitivamente las cosas no funcionan y una cosa que no funcione no debe continuar. Eficiencia, eficiencia, eficiencia, son las tres exigencias del momento.

-¿Qué no se dejaría expropiar?
-Mis emociones. Porque además no tienen linderos y por tanto son inexpropiables.

-¿Con quién le gustaría reconciliarse y con quién no se reconciliaría jamás?
-Yo nunca digo jamás. Y me reencontraría con amigos y familiares con los cuales tengo diferencias, estamos situados en ópticas y en ángulos distintos, siempre sobre la base del amor. La eficiencia nos reencontraría.

-¿Cuándo fue la última vez que lloró fuera de cámaras?
-Hace un par de semanas, con la muerte de una amiga. Celebré su muerte con llanto.

-¿La política le ha provocado lágrimas?
-Sí. Cuando viví la invasión soviética a Checoslovaquia yo lloré, no al ver los tanques y la actitud hostil de las tropas del Pacto de Varsovia, sino que me conmovió un paro absolutamente general de 5 minutos de la población checa en defensa de la autodeterminación de su país.

-¿Actuaría en una función exclusiva para el Presidente y su gabinete?
-En el caso concreto de la obra que estoy por estrenar (“La revolución”, de Isaac Chocrón), me encantaría que el Presidente y sus adláteres la vieran y reflexionaran sobre el sentido y el compromiso existencial de un auténtico revolucionario.

-¿Algo qué admirar de la “revolución bonita”?
-Sí. Que a las feas por lo general las bonitas las envidian.

“Los artistas no se meten a la política por necedad”
Por: Mario Villegas