Publicado el 19 de nov de 2012 6:10 am |

  comentarios

Foto: María Eloisa Gallegos / Noticias24

(Caracas, 19 de noviembre. Noticias24).- El politólogo Nicmer Evans en su columna de este lunes señaló que “la obcecada dirigencia opositora no tiene parangón, negarse a la participación en la dicusión del Plan de La Patria o Plan Nacional de Desarrollo 2013-2019″.


En este sentido, manifestó que estas acciones representan una negación a su militancia de buscar soluciones a sus problemas.

“Negar esta realidad es querer imponer las minorías sobre las mayorías, y eso no es democracia, y menos aún participativa. La oposición porfía con que la minoría que representa es más importante que la mayoría que voto por Chávez, y eso es discriminación, racismo, intolerancia y totalmente antidemocrático”, agregó el politólogo.

A juicio de Evans “el pueblo, según la dirigencia opositora es ignorante (…) Es incluso, verdaderamente torpe electoralmente echarse encima a todos aquellos que ya forman parte de la alternativa organizativa popular, eso se llama no saber sumar”.


A continuación la columna completa de Nicmer Evans:

La obcecada dirigencia opositora no tiene parangón, negarse a la participación en la dicusión del Plan de La Patria o Plan Nacional de Desarrollo 2013-2019 es negar a su militancia la posibilidad de plantear las soluciones de problemas puntuales o sustanciales de sus propios sectores sociales.

El 7 de octubre, Venezuela decidió a través de la mayoría profundizar una propuesta que fue sometida a la aprobación del electorado, el que voto por Chávez voto por la profundización del socialismo a través del 2do Plan Socialista presentado ante el CNE, si hubiese sido Capriles el ganador Venezuela hubiese votado en su mayoría por un proyecto neoliberal, pero no fue así, lo que implica que la mayoría ha definido el rumbo, y a pesar de la minoría, este es el proyecto que se debe implementar.

Negar esta realidad es querer imponer las minorías sobre las mayorías, y eso no es democracia, y menos aún participativa. La oposición porfía con que la minoría que representa es más importante que la mayoría que voto por Chávez, y eso es discriminación, racismo, intolerancia y totalmente antidemocrático.

Sin embargo, en Venezuela “los patos persiguen las escopetas”, y aquellos que son despreciados buscan a aquellos que los desprecian para integrarlos a la discusión del futuro conjunto del país. Insisto, sería patético que la oposición no se desprenda de sus miserias humanas y no convoque a generar aportes al Plan de la Patría en sus objetivos específicos. Sus participación no necesariamente avala al socialismo, sino, evidenciaría su intención de dialogar y de aportar para el bien del país.

Otro aspecto que evidencia que el antichavismo visceral puede más que la oposición racional es el discurso anticomunal, que pretende desconocer lo que ya el pueblo ha decidido desarrollar desde hace 6 años, cuando los Consejos Comunales asumen su rol protagónico en la sociedad venezolana. Es incluso, verdaderamente torpe electoralmente echarse encima a todos aquellos que ya forman parte de la alternativa organizativa popular, eso se llama no saber sumar. El objeto de la descentalización, tal como lo expresa el artículo 184 de la Constitución son las comunidades organizadas que demuestren su capacidad para ser objeto de la transferencia de recursos y competencias, y el artículo 70 dice que Las Asambleas de Ciudadanos y Ciudadanas tienen poder vinculante, a través del cual han decidido constituirse en Consejos Comunales y Comunas para ser objeto de la descentralización. Entonces, ¿Quién engaña?, ¿Quién manipula?, el pueblo según la dirigencia opositora es ignorante y se deja manejar, ese desprecio es el que condena a la oposición actual al fracaso.

“El pueblo, según la dirigencia opositora es ignorante”
Por: Nicmer Evans.
Columna: “Espacio crítico para la construcción socialista”