Publicado el 25 de nov de 2012 8:24 pm |

  comentarios

Video: VTV, 25 de noviembre de 2012

(Caracas, 25 de noviembre-Noticias24).- Un grupo de internas del Instituto Nacional de Orientación Femenina (Inof) que compartió estadía con María Lourdes Afiuni en el penal desestimó las denuncias de la jueza, advirtiendo que si le hubiese ocurrido “algo” lo hubiese comunicado de forma inmediata.

“Si a ella le hubiese pasado eso (presunta violación) lo dice el mismo día y de inmediato, ella no va a esperar más de 2 años para decir eso, y más cuando conoce que un forense no puede determinar si fue violada cuando ha pasado tanto tiempo. Además no creo que estuviera embarazada porque ella manifestaba calorones de menopausia”, dijo una privada de libertad en un testimonio que presentó la televisora estatal este domingo, y que fue grabado el pasado 23 de noviembre.

Recientemente, Afiuni, privada de libertad en 2009 por la presunta comisión de delitos de corrupción, abuso de autoridad y favorecimiento para la evasión del banquero Eligio Cedeño, señalado de incurrir en evasión de fondos y en estafa inmobiliaria, indicó haber sido víctima de agresiones en dicho centro de reclusión. Sus afirmaciones se encuentran en un libro titulado la presa del comandante, que comenzó a circular en los últimos días.

En el material audiovisual las mujeres hablan además de los “privilegios” que presuntamente tenía Afiuni en prisión, como una celda y una cama exclusiva para ella, desde la cual sin embargo no podría haber presenciado algunas de las cosas que dice Afiuni en el libro.

“Ella dice que hay seis garitas, y yo tengo 4 años aquí y no sé cuántas garitas hay”, añadió la interna.

De acuerdo con las internas, Afiuni además tenía el privilegio de no comer del alimento que se preparaba para todas en el penal, y contar con reclusas que les preparaban comida especial para ella. “Ella manifestó que no sabía cocinar y ni en eso ayudaba”.

Señalan que Afiuni recibía visitas “especiales”

Video: VTV, 25 de noviembre de 2012

Asimismo, manifestaron que a Afiuni se le otorgaban, de manera muy seguida, visitas especiales, entre las que se encuentra la de su estilista.

“Aquí se otorgan visitas especiales para internas extranjeras y con familiares que viven lejos, en el interior del país; y a ella se le otorgaban visitas especiales bastante seguido, venían muchos amigos, abogados, jueces, fiscales y personas que podía entrar libremente al penal”.

Con respecto al comportamiento y actitud que mantuvo Afiuni en el referido centro de reclusión, otra interna, expresó: “En una oportunidad a ella (a Afiuni) la estaban sacando de traslado al Tribunal y pude constatar, junto con otras compañeras de los pisos, que se desvistió y todas las custodias que estaban allí se fueron a tratar de taparla porque la señora se estaba quitando la ropa en la parte donde nos sacan de traslado”.

Otra privada de libertad en el Inof expresó que en varias oportunidades las mismas internas sugerían a Afiuni que controlara sus exigencias porque si no la complacían “armaba un escándalo”.

“(Una vez) salimos en la mañana a trabajar, llego a mi cuarto a descansar, y si en el momento ella quería comer caviar o comer cosas cítricas, porque aquí no las permiten, como no se las pasaban (Afiuni) armaba un escándalo. En ese momento yo estaba cansada y le dije: ‘Por favor respétenos porque ya basta”, acotó.

Acceso a la tecnología

La interna Clementina Bocardo precisó que la ex jueza podía tomar fotografías y hacer videos, por lo que si hubiese sido golpeada o violada tenía la posibilidad de hacer llegar las pruebas a los medios de comunicación.

“Ella tenía la posibilidad de tomar fotos y hacer videos. Si le hubiese pasado eso, de verdad lo primero que ella iba a hacer era tomarse las fotos, sacarlo a la prensa, porque ella se pone como víctima delante de los medios de comunicación y es algo demasiado relevante, y si es verdad que la violaron hubieran abierto la investigación, buscando sangre, a ver si es verdad. Eso es fácil”, aseveró.

Las internas reiteraron que ningún personal masculino ingresa al penal, tal como lo establece la normativa legal venezolana para este tipo de recintos penitenciarios femeninos.

“Nunca ingresan masculinos. Simplemente entran las custodias para el número o si van a llevar alguna reparación o para el rutinario. Solamente la Guardia Nacional entra en compañía de las funcionarias de régimen a la hora de número”.

Con información de AVN

Comentarios desactivados para esta noticia.

Venezuela » en esta sección

buscador