Publicado el 28 de nov de 2012 11:16 am |

  comentarios

Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24 / Archivo

(Caracas, 28 de noviembre. Prensa Redes).- El coordinador del Movimiento Redes, Juan Barreto, señaló que “hay experiencias emblemáticas y ejemplarizantes de lo que es una comuna. Una comuna socialista, libertaria, creadora, justa. Esas son las experiencias que años, décadas, siglos atrás, nos hablan y orientan”.

“Quisieran los conservadores que se tratara de sólo un decreto, de una ley, de un imperativo emanado de algún gobierno. Si decimos comuna no aludimos sólo a algún modo de organización político-territorial, eso inmovilizaría el fuero de las multitudes. Si decimos comuna evocamos lucha permanente, creación siempre irrealizada, acometida en los poderes. No lisonjeo”, dijo.

Acotó que “por eso evocamos a la Comuna de París de 1871: proletaria, desafiante, creadora, revolucionaria. Primer gobierno socialista, que encara y reemplaza las estructuras burguesas y liberales“.

“Decir comuna es plantearse saltar los límites impuestos por el discurso de la modernidad”

“Decir comuna es plantearse saltar los límites impuestos por el discurso de la modernidad, es decir, los distintos modelos de progreso, desarrollo y civilización, asociados a una cierta lectura positivista de la historia, el mercado y el sujeto”, indicó.

Asimismo, comentó que “la comuna es una nueva forma de pensamiento y un nuevo paradigma epistemológico que restituye y refunda una nueva dimensión del sujeto, visto desde los cristales aportados por Spinoza, nos da para hablar de la ética, la verdad y la libertad. Se trata de una idea que de tiempo en tiempo siempre vuelve, porque contiene de suyo una nueva ontología del sujeto”.

También destacó que “nos referimos a numerosas experiencias, pero colocamos especial énfasis en la era soviética pues consideramos que esta etapa histórica contiene éxitos, aciertos, desaciertos, excesos y rupturas que marcaron e influenciaron buena parte de las prácticas socialistas de la actualidad”.

“Pensamos que la suerte de muchos procesos revolucionarios del presente y del futuro se puede establecer aludiendo en qué medida se ha saldado cuenta con dicha experiencia”, expresó.

De manera que “no se trata de la respiración nostálgica de un grupo de tercos idealistas. Veamos pues un poco de la historia que hoy Venezuela construye, que debe ser leída en clave de presente y porvenir”.