Publicado el 28 de nov de 2012 7:51 pm |

  comentarios

Fuente: Vinicio Guerrero Méndez

(Caracas, 28 de noviembre – AP).— En un tribunal local se inició el miércoles el juicio contra la jueza María Lourdes Afiuni, que por casi tres años ha rechazado ser enjuiciada alegando violaciones a los derechos humanos, y que nuevamente se negó a ingresar a la sala para ser procesada.

El juicio contra la jueza comenzó en medio de la polémica generada por la reciente revelación que realizó la magistrada de que fue violada durante su reclusión en una cárcel de mujeres tras ser detenida a finales del 2009 por ordenar la libertad provisional de un ex banquero.

La jueza, con rostro calmado y vistiendo ropa deportiva, se negó a entrar al juicio

Tal como lo ha hecho en sus casi tres años de detención, la jueza, con rostro calmado y vistiendo ropa deportiva, se negó a entrar al juicio y permaneció, durante las casi tres horas de la audiencia, a las afueras de la sala bajo custodia de cinco guardias nacionales.

Afiuni, que es identificada por la oposición como una “presa política” del gobierno del presidente Hugo Chávez, se ha negado a ir a juicio alegando violaciones a los derechos humanos y que los jueces que llevan su caso no están capacitados para procesarla.

El juicio pudo comenzar debido a una reciente reforma de la ley del Código Orgánico Procesal Penal, que aprobó Chávez por la vía de una ley habilitante, que permite realizar el enjuiciamiento de los imputados aunque no estén presentes en el tribunal que los juzgará.

“Estamos en presencia de algo que va a pasar a la historia. Por primera vez en Venezuela se apertura un inicio de juicio en ausencia”, afirmó Nelson Afiuni, hermano de la jueza, al rechazar la forma como se inició el proceso, y que consideró como una “aberración” el proceso.

Al final de la audiencia declaró a la AP que se “pretenden condenar a alguien en ausencia por un delito que no existe“.

“Aunque esté demostrada su inocencia, a ella la van a condenar a 30 años. No se de donde van a sacar la pena pero tienen que complacer al líder, tienen que complacer a Chávez”, agregó.

Nelson Afiuni no pudo ocultar su perturbación al ser preguntado sobre la denuncia de violación de su hermana, y confesó sentir “una gran impotencia, un gran dolor, hasta ira” por lo que sucedió.

La revelación de la violación de la jueza, que habría ocurrido a mediados del 2010, se dio a conocer al país la semana pasada luego que se divulgó el libro llamado “Afiuni la presa del comandante”, donde la magistrada confesó el incidente al autor de la publicación, Francisco Olivares.

La ministra de Servicio Penitenciario, Iris Varela, rechazó el miércoles la denuncia de la jueza y calificó la revelación como una “vil mentira”.

“Soy la más interesada en que esta situación se investigue y se aclare”

“Soy la más interesada en que esta situación se investigue y se aclare; todo esto responde a una estrategia para vender un libro en la que no se está midiendo el daño causado a las privadas de libertad“, dijo Varela a una radio local.

Afiuni fue apresada en 2009 por ordenar la libertad provisional del ex banquero Eligio Cedeño que estuvo encarcelado por casi tres años a la espera de un juicio por un caso de entrega irregular de dólares a una empresa de computación. Al salir en libertad provisional el 10 de diciembre del 2009 huyó del país y pidió asilo en Estados Unidos.

En febrero del 2011 la jueza fue trasladada, por orden de un tribunal, de una cárcel de mujeres a su apartamento, en la capital, donde cumple arresto domiciliario. Sus abogados sostienen que las autoridades no han presentado pruebas de corrupción contra la jueza.

Tras la detención de la jueza en diciembre del 2009 Chávez criticó públicamente a Afiuni a la que llamó “bandida”, y exigió “dureza” contra ella para atacar a la corrupción.

Los opositores al gobierno han denunciado que el caso demuestra la influencia del mandatario venezolano en el sistema judicial, lo que Chávez niega.

El destacado intelectual estadounidense Noam Chomsky y algunos entes y organizaciones internacionales como Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Amnistía Internacional (AI) se han pronunciado a favor de Afiuni y han exigido el respeto de sus derechos humanos y un debido proceso.

Graterol: el inicio del juicio es “una página negra, una página oscura de la historia judicial”

Video: Globovisión, 28 de noviembre de 2012

José Amalio Graterol, abogado de Afiuni calificó el inicio del juicio como “una página negra, una página oscura de la historia judicial de nuestro país, que los jueces en el afán de cumplir con el capricho del Presidente de la República el día de hoy iniciaran el juicio”, en el que no estuvo presente su defendida.

Criticó que el proceso se haya iniciado “en ausencia de la Procuraduría General de la República cuando se trata de un juicio por corrupción y ese ente debe estar presente y no sólo eso, en el discurso de apertura tanto los observadores internacionales como el público presente y la misma juez se dieron cuenta que se trata de un juicio por capricho”, añadió Graterol.